Arte pa somorguiase nos misterios del Apocalipsis

Imaxe de la esposición «Beato. El misteriu de los siete sellos»

El xueves 22 de setiembre inauguróse, na Biblioteca Nacional d’España (BNE), la esposición Beato. El misteriu de los siete sellos, onde participen tanto alumnos como profesores de la Escuela Superior de Diseñu de Madrid. El trabayu intenta descifrar, al traviés de soportes gráficos bien estremaos, los mensaxes que contién el códice de los Comentarios al Apocalipsis –obra del monxu lebaniegu Beato–, que los reis de Llión Fernando I y Sancha mandaron copiar pa la so biblioteca. Esti exemplar, datáu en 1047, ta consideráu ún de los meyores beatos d’ente tolos que llegaron al presente.

La esposición ta estructurada en siete sellos –como los que s’abren nel testu bíblicu–, qu’espeyen siete conceptos importante tanto na sociedá medieval de la que nacen el testu y les miniatures como na sociedá d’anguaño: mapa, imaxe, utopía, memoria, escritura, mieu y silenciu. En palabres de los comisarios de la esposición –que va poder visitase hasta’l 22 de xineru del 2017 na Sala de les Muses de la BNE–, Concha García y José María Ribagorda, el trabayu «llogró que tolos que participemos nél entendiéramos qué ta recoyío [nel códice] y podamos tresmitir colos nuestros llinguaxes lo qu’asocede güei tamién nel nuestru mundu».

Según la tradición esexética, foi na isla de Patmos, nel Exéu, onde l’apóstol Xuan tuvo una visión sobre los últimos díes del mundu y que ta recoyida nel llibru del Apocalipsis (que, en griegu, quier dicir Revelación), l’últimu del Nuevu Testamentu. Hai que destacar equí la importancia qu’esti testu tuvo na Ilesia católica d’Hispania, pos el so ritu (conocíu güei como hispano-mozárabe o visigóticu), ye’l primeru –y, por munchos sieglos, l’únicu– de tolos ritos occidentales qu’inclúi l’Apocalipsis como testu litúrxicu –concretamente, nel tiempu pascual–. Esta importancia de la profecía de Xuan va pasar, depués de la invasión islámica, de Toledo al reinu d’Asturies, dientro del cual, Beato –abade del monesteriu de San Martín de Turieno (anguaño, Santo Toribio), na Liébana– va escribir, nel sieglu VIII, unos comentarios al testu bíblicu (Explanatio in Apocalypsin).

Del orixinal de Beato van surdir, a lo llargo de los sieglos IX al XIII, otros beatos, toos col mesmu testu y cásique coles mesmes escenes (dalgo qu’estrema estes obres de les biblies y evanxeliarios de la mesma dómina, onde nun se repiten les ilustraciones). Eso sí, caún va espeyar, na execución de les imáxenes y na escritura, les tendencies artístiques del momentu cuando se va copiar. Nel casu del beatu de Fernando I y Sancha, obra del copista Facundo, déxase notar una influencia del arte románicu européu, lo que lu estrema de los sos predecesores del sieglu X.

Cruz d'Uviéu del beatu de Fernando I y doña Sancha. Biblioteca Nacional d'España.
Cruz d’Uviéu del beatu de Fernando I y doña Sancha. Biblioteca Nacional d’España.

El llibru alredor del que xira la esposición tuvo, tamién, una finalidá política, según señala la filóloga y historiadora Elisa Ruiz García. Fernando, conde de Castiella, accede al tronu llionés pol matrimoniu con Sancha, hermana del rei Vermudo III, muertu en 1037 na batalla de Tamarón (onde s’enfrentaron les tropes del rei llionés y les del conde castellanu). Estes circunstancies fain que Fernando necesite de dellos instrumentos qu’afiten la so lexitimidá como soberanu, ente los que s’atopa’l códice que custodia la Biblioteca Nacional. En concreto, Ruiz García señala dellos elementos qu’habría que lleer nesta clave lexitimadora: les páxines cola xenealoxía de Xesucristo; la Maiestas Domini (Cristo en maxestá) asitiada debaxo de la lletra alfa; la Cruz d’Uviéu enmarcada poles palabres pax (paz), lux (lluz), rex (rei) y lex (llei) –un motivu autóctonu que lu conecta col orixe del reinu– y un llaberintu a la manera d’exlibris onde se mencionen a los dos soberanos (Fernando y Sancha), una mención doble que se va repetir nel colofón.

Pero nun son estos los únicos secretos que guarda’l códice de Facundo, como bien s’encarguen de demostrar los creadores de la esposición. Dellos de los misterios del Beato –y los personaxes tan suxerentes que lu pueblen: ánxeles, xinetes, el dragón y la bestia, la muyer vistida de sol, les almes de los santos, el corderu…— salen a la lluz al traviés de fotollibros, videoxuegos, carteles, estampes y proyectos gráficos en soportes estremaos. Namás qu’hai qu’averase hasta la Sala de les Muses de la BNE pa tener nes manes la posibilidá d’abrir, ún a ún, los siete sellos del Apocalipsis.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*