Carlos Suárez, l’archivu y la documentación del rastru

Detalle del interior del catálogu de la esposición El vaciado de la huella belga.
Detalle del interior del catálogu de la esposición El vaciado de la huella belga.

El 3 de xunetu clausurábase nel Muséu de Belles Artes d’Asturies la esposición El vaciado de la huella belga (El vaciáu del rastru belga), de Carlos Suárez. Sicasí, como esi rastru del que fala’l títulu, queda’l catálogu, preciosu, que la institución museística editó de la esposición, un catálogu que lleva la firma del diseñador Manuel Fernández y tamién la so marca personal d’orixinalidá y bon facer.

La forma esterior del catálogu ye la de seis subcarpetes d’archivu cosíes unes a les otres, de manera tala que paez que se tuvieren consultando fiches nun archivador, fiches como les que se podíen ver nuna de les fotografíes que formaben la muestra. Porque la idea y la imaxe del archivu yeren el pegoyu onde s’encontaba tola esposición, l’archivu como esi sitiu «onde les reliquies de memoria resisten noblemente’l pasu del tiempu», tal como se dicía nel testu introductoriu de la muestra instalada na planta baxa del Palaciu de Velarde.

Nesti casu, l’archivu yera’l de la Real Compañía de Minas-Asturiana de Zinc (Arnao, Castrillón), lo que-y valió a Suárez pa somorguiase nes rellaciones ente los trabayadores asturianos y los empresarios belgues, nos desplazamientos d’un país a otru, nes cartes y nes cuentes que dan testimoniu d’ello y nel trabayu y l’esfuerciu arrellaos a l’actividá industrial, elementos toos ellos que constrúin la estructura que sostién en bona parte la identidá y sociedá asturianes d’anguaño.

La primer subcarpeta del catálogu guarda los testos introductorios del propiu Muséu de Belles Artes y del conseyeru d’Educación y Cultura, Genaro Alonso, que reivindica la memoria social como «ferramienta contra la inxusticia» y fai una referencia esplícita al carácter d’Asturies, un carácter qu’asocia a «la orografía arisca», «el cuidáu del ganáu y el cultivu de la tierra» y a «la estracción del mineral na boca de la mina». «Por eso güei, cuando miramos pa les manes, descubrimos los callos de los nuestros antepasaos», llega a dicir nel prólogu.

Esta idea de marca del pasáu nel presente, como de pantasmes que siguen visitando los sitios onde vivieron y que son reacios a abandonar, ta presente nos testos de la segunda subcarpeta, dos artículos rigorosos al mesmu tiempu que poéticos del críticu d’arte Jaime Luis Martín y el profesor de Belles Artes Javier Tudela. Más académicu’l primeru y más narrativu’l segundu, entrambos los dos dan una información precisa del trabayu de metese nos archivos y de la so utilidá pa la sociedá d’anguaño.

A la esquierda, detalle de les caxes de zinc del archivu; a la derecha, fotografíes de les señes dactilares de los trabayadores. | Foto: © José Ferrero.
A la esquierda, detalle de les caxes de zinc del archivu; a la derecha, fotografíes de les señes dactilares de los trabayadores. | Foto: © José Ferrero.

Les subcarpetes tercera, cuarta y quinta contienen el rexistru fotográficu de la esposición, empezando pela parede que formaben 160 caxes d’archivu orixinales fabricaes en zinc y marcaes colos años y el tipu de documentos que conteníen: «CUENTAS 1912», «CARTAS 1885», «CUENTAS 1874», «1949»… De les caxes, pásase al so interior, coles 62 fotografíes de señes dactilares sacaes de les fiches identificatives de los trabayadores, a les que se suma una fotografía del caxón archivador onde se guarden.

Instalación «El esplendor de las ciudades (L’esplendor de les ciudaes)».
Instalación «El esplendor de las ciudades (L’esplendor de les ciudaes)».

La tercer carpeta dedicada a documentar les obres espuestes —la númberu 5 de tol catálogu— contién un cuadernín de 16 páxines onde s’atopen, a lo primero, les fotografíes de la instalación «El esplendor de las ciudades (L’esplendor de les ciudaes)», onde l’artista dispunxo, como nuna maqueta, 155 tipos metálicos colos que s’imprimieron los catálogos de pieces destinaes a decorar edificios y que formaron parte —dalgunes tovía se puen observar nuna vista posada peles cais d’Asturies– del imaginarium urbanu del país.

Tres d’elles, pue vese una imaxe de la pieza qu’ocupaba tol espaciu central del patiu interior del Palaciu de Velarde y onde se lleía: «Más de 80 kilos transportable por dos trabajadores», un testu sacáu del protocolu de seguridá de la empresa. Les últimes páxines lleven impresa una de les pieces más espresives de la esposición: el dípticu que formaben les fotografíes d’una casa belga y una parede de la fábrica d’Arnao, dos elementos que-y valen a Suárez pa representar –pente medies de matrerial del qu’entrambos los dos edificios tán fechos: el lladriyu– les rellaciones ente los dos mundos: el belga –el del capital– y l’asturianu –el de los obreros–.

La última subcarpeta ye, en sí mesma, un material d’archivu, pos contién un resume del currículu de Carlos Suárez, coles sos esposiciones individuales (dieciséis ente 1993 y 2016), les esposiciones colectives onde participó y les colecciones y entidaes que conserven obra d’él. Tamién se puen lleer los proyectos d’investigación y estancies de trabayu que llevó alantre nesti tiempu y que dan cuenta del procesu d’años que ta tres d’una esposición como la qu’acoyó’l Muséu de Belles Artes los meses d’abril, mayu y xunu d’anguaño.

 

huella-belga-cubiertaEl vaciado de la huella belga (catálogu)
Carlos Suárez & al.
Muséu de Belles Artes d’Asturies, 2016
500 exemplares numberaos

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*