Cartelismu soviéticu: trabaya, constrúi y nun te quexes

Por cumplise’l centenariu de la Revolución Rusa, la Universidá d’Uviéu enseña, en collaboración cola Asociación Cultural Isidoro Acevedo, la muestra La cartelería política soviética y la so evolución 1917-1980, que va tar colingada nel claustru altu del Edificiu Históricu hasta’l 12 d’avientu. La esposición axunta una esbilla d’impresiones en papel de cartelismu procedente de la colección, inmensa, de la Biblioteca del Estáu Rusu, conocida hasta 1991 como la Biblioteca Lenin.

Cola revolución d’ochobre de 1917 naz en Rusia l’estáu socialista, bolchevique, y empieza la dictadura del proletariáu. Una dómina acaba y otra empieza en mundu. Los cambios que se viven en Rusia provoquen, pal estáu soviéticu, la necesidá d’amoldar a la ideoloxía del réxime tolos aspectos de la vida, pública o privada, y nesa xera l’arte va tener munchísima importancia a la hora de tresmitir los mensaxes que va recibir el pueblu. Coincidiendo cola revolución, va dase una crisis de valores éticos y estéticos na sociedá que va favorecer la creatividá y l’impulsu de la filosofía como ferramienta pa pensar sobre les tresformaciones del pueblu que vive nes tierres de l’antigua monarquía zarista.

Los artistes de les vanguardies vense obligaos a usar l’arte d’ellos nes campañes mediátiques faciendo anuncios y carteles de propaganda, unos, y cine y fotografía, los otros. El cartelismu va ser una canal fundamental pa esparder los valores nuevos del socialismu.

El constructivismu rusu, corriente artística onde s’encuadren los carteles de la muestra, dase ente los años 1921 y 1932 y ye la corriente de moda de los artistes más avanzaos y abiertos. Esti movimientu, qu’invade munches disciplines creatives, enmárcase nun contestu de vanguardies o movimientos artísticos en toa Europa que ruempen col arte romanticu –col arte tradicional– y formen l’arte modernu que se manda de llinguaxes plásticos diferentes. Nes vanguardies rescamplen, mayormente, tres coses: una preocupación social, una esperanza nel futuru pergrande –cuasi utópica– y la necesidá d’axitar les conciencies, de manifestar y tresmitir ideoloxíes y consignes.

Un deber revolucionariu

Los años primeros del Estáu proletariu rusu enseñaron el desarrollu de la cartelería como un xéneru d’arte gráficu. Tolos artistes, pintores, diseñadores gráficos y ilustradores de llibros consideraron el diseñu de la cartelería como un deber revolucionariu. Estos creadores desenvolvieron un llinguaxe propiu, con un simbolismu particular na imaxe y nos colores. La figura heroica central del trabayu d’ellos diba ser la masa, el pueblu como defensor de la revolución. Y l’oxetivu diba ser que’l cartel s’oyera tan claro como’l discursu d’un orador.

La mayoría de los carteles d’esta esposición que ta na Universidá tienen como fin tresmitir consignes: lluchar nel frente, vencer al enemigu (que podía ser esterior, como’l fascismu, el nacismu y el capitalismu, o interior, como la ilesia o la nobleza), meyorar la producción, defender a les muyeres y a los neños, educase, etc.

cartelismu sovieticuLa técnica d’estampación orixinal alterna ente la litografía en color, el grabáu y l’estarcíu nes primeres décades hasta l’offset nes últimes. Pela parte de los colores, el coloráu y el negru lleven la palma, munches veces combinaos con mariellos y con marrones. Les tipografies, rectes y anches.

La mayor parte de los carteles espuestos protagonícenlos paisanos, «los héroes de la revolución» o los que manden nella, como Lenin. Los menos, céntrese na figura de la muyer pa promover la producción agraria, la paz, la defensa de la población o pa destacar un día festivu, lo qu’enseña’l so papel secundariu. El pie d’un d’ellos, que retrata a una rapaza faciendo ximnasia, traduz del rusu’l so menxase: «Trabaya, constrúi y nun te quexes». La muestra ye un viaxe mui interesante pela historia del cartelismu del sieglu XX y per un movimientu estéticu qu’influyó en tolos países, de la qu’axunta, con aciertu, obres más conocíes con otres que nun lo son tanto.

El reconocimientu a los diseñadores del cartelismu soviéticu nun llegó hasta los años ochenta del sieglu venti. Los nomes de Moor, Cheremnykh, Deni, Apsit, Kogout, Yefimov, el grupu Kukrynniksy, Savostyuk o Uspensky recibieron el reconocimientu nel país y fuera. Gracies al trabayu d’estos profesionales, la cartelería vivió una meyora constante y fueron quién a dar impulsu al papel de los carteles na sociedá moderna. Los diseñadores soviéticos de carteles yeren sabedores de que el arte d’ellos yera una parte de la vida cultural de la Unión Soviética.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*