El Belles Artes dedica una esposición a la cerámica de ‘San Claudio’ de Luis Fumanal

Luis Fumanal. Fotografía: Archivu de la familia Fumanal.
Luis Fumanal. Fotografía: Archivu de la familia Fumanal.

El Muséu de Belles Artes d’Asturies dedica una muestra a la obra en lloza de Luis Fumanal. Les pieces de la esposición van poder vese na casa Uvieu-Portal, nes sales 15 y 16, hasta’l 28 de xineru del 2018. Luis Fumanal Otazo foi director artísticu de la fábrica de lloza de San Claudio del añu 1952 al 1989 y consiguió poner la factoría de San Cloyo, nel conceyu d’Uviéu, al altor de les meyores d’Europa na década de los años setenta. Y lo mesmo fízolo nel diseñu de cacía y otres pieces como na variedá de les técniques de decoración nes que s’estamparon. Los datos sobre la historia de Fumanal apúrrelos Marcos Buelga, comisariu de la esposición.

Fumanal nació en 1924 en San Sebastián, sitiu onde estudió y empezó a dibuxar. A los trece y cartorce años yá pintaba los cartones preparatorios pa facer un tipu de testiles perpopulares d’unos grandes alamacenes d’ellí: La Perla Vascongada. Los motivos yeren de tema vascu, obres maestres de la pintura o patrones típicos pa teles, como les copies de tapices.

Yá de más mocín, Luis cambia pa vivir pa Madrid y tuvo tamién un par d’años pa Berlín trabayando en delles fundiciones, pero volvió pa la capital castellana. En 1947 y 1948 empezó a dir a les clases llibres del Círculu de Belles Artes y sacó’l títulu como maestru testil artesanu. Per estos años ye cuando empieza él a interesase pola cerámica y empieza a trabayar nel taller Suriña, que taba especializáu na decoración de lloza, vidru y porzolana. Foi trabayando unos años pa ellos onde Luis garró mano sobre la técnica pa pintar porzolana. Daquella sacó el títulu de maestru artesanu de decoración de cerámica.

Según detalla Marcos Buelga, nel añu 52, con 27 años, Fumanal llega pa trabayar na Fábrica de lloza de San Claudio pa relevar en puestu a un amigu que lu recomendara, Fernando Somoza Soriano, que tenía que dexalo por cuenta del glaucoma que-y atacara a los güeyos. San Claudio yera nesi momentu una fábrica moderna, con una situación económica bona y venía de medrar na producción. Cuadró amás que coincidiera con un piñu de profesionales mui bonos: Gilberto Pitcairn Saunders, que yera un ceramista inglés que trabayara primero en Sevilla, en San Juan de Aznalfarache; Isidro Estero Martínez, que yera un modelista sevillanu qu’aprendiera na fábrica de La Cartuja; Julio Rego Martín, tamién modelista que tuviera primero na escuela de cerámica de La Moncloa, y que yera madrileñu, y José Luis Sánchez López, que foi pintor de lloza y azulexos y que venía de Xixón. Daquella, San Claudio andaba a la tema con La Cartuja de Sevilla pol primer puestu na producción de lloza pa España.

Nos primeros años, el trabayu de Luis Fumanal sigue les formes y maneres qu’atopara al llegar, con estampaciones en pintura manual policromao xunto con impresiones en cauchu n’oru, calcomaníes, etc. Pa Buelga, foi hacia l’añu 70 cuando, coincidiendo cola madurez d’él como ceramista y col renacimientu de la lloza, cuando se diba cambiar el tipu de producción en San Claudio. Eso valió pa qu’algamaren un éxitu nunca vistu n’España. Los cambios fueron que dieron formes nueves a la cacía (platos, llargueros, xuegos de café y de té, etc.) inspiraos nes producciones nórdiques, alemanes y italianes. Y tamién aumentaron muncho’l repertoriu de les decoraciones. Nesta estaya última tuvo muncho que ver la industria de serigrafía d’Uviéu, que taba especializao en calcomaníes cerámiques. Gracies a les idees de Fumanal, va ser nesti campu, el de la serigrafía industrial, y de la mano de la empresa Ibercalco, onde San Claudio aporte soluciones decoratives llamatives y nueves.

Según el recuerdu de Luis Fumanal, el fíu, el padre yera de poco conformase y taba pendiente siempre de lo que pasaba en mundu, viaxando o buscando nes revistes cómo yera la vida n’otros países pa tar al día. Sabiendo lo que faen otros, pue decidise qué se quier incorporar al trabayu propiu y cómo ye la manera meyor de facelo, pero ensin copialo namás, porque una de les frases favorites de Luis Fumanal Otazo yera: «tolo que nun ye tradición ye plaxu».

Luis Fumanal Fernández, fíu del ceramista, opina que «si esta esposición, ensin querelo, al enseñar lo que San Claudio foi quien a facer, sirve pa estimular a los asturianos pa facer qu’Asturies vuelva a convertise nun focu d’actividá como primero y pa ser capaz de ofrecer a les xeneraciones nueves les oportuniades necesaries pa qu’exerciten les sos habilidaes, diba cumplir un oxetivu honrosu».

La fábrica de San Claudio dio-y vida al pueblu de San Cloyo y a otros llugares de la redolada, hasta pela zona de Trubia. Munches muyeres trabayaron na fábrica hasta que zarró. Talleres de cerámica yá taben abiertos nesa parroquia enantes de nacer la fábrica. El progresu que traxo la industralización y la minería p’Asturies, y la meyora de la economía y los cambios de población y formes de vida, ficieron que, en 1901, Senén Ceñal –col respaldu de bancos d’Uviéu–, comprara unes instalaciones onde facíen cerámica y montara una permoderna –daquella– fábrica de lloza inglesa.

Yá d’un principiu San Claudio destacó poles técniques de la decoración debaxo esmalte, que ye la única que garantiza que lo estampao (formes y dibuxos) durara pa siempre. Depués de la I Guerra Mundial, la fábrica compróla José Fuentes y llevóla hasta un esplendor nuevu, faciendo pieces de calidá altísima. La fabrica zarró nel añu 2009 y el propietariu d’anguaño, Álvaro Ruiz de Alda, llevó la producción pa Marruecos.

La esposición enseña cacía que diseñara Fumanal y tamién dibuxos fechos a llapiceru y coloriaos con guache sobre papel. D’éstos últimos hai estampes d’Uviéu, de la propia fábrica de San Cloyo y bocetos de flores, plantes y frutes de lo que depués acabaron siendo les estampaciones de les pieces. Tamién hai decoraciones dibuxaes pa platos y taces pa neños. Otres obres de la muestra enseñen los bocetos a llapiceru de les formes de la propia lloza, unes formes que se ficieron populares y que llegaron, col tiempu, a cuasi toles cases asturianes y de munches otres partes del mundu.

Luis Fumanal Otazo.
Muséu de Belles Artes d’Asturies
Hasta’l 28 de xineru del 2018.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*