El poeta equilibrista

En seis años, Héctor Pérez Iglesias foi dexando a los llectores una obra en continuu procesu d’evolución. Güei ye ún de los poetes últimos con más obres espublizaes y más inquietos na construcción d’una voz propia. Diría afirmándose, dende la Prisión de naúfragu, con xestos de dulda, con interrogantes sobre’l propiu llabor, que teníen poco que ver cola autocomplacencia o la seguridá tan frecuentada por munchos escritores nuevos nel so afán por superar el nivel anterior. Dalgo que vien a ser cuasi tan inevitable como la evolución biolóxica y tan arquetípico como toles vanguardies históriques algama n’Héctor una asunción conducida dende la serenidá de saber que yá nada hai más revolucionario que’l trabayu acabáu con procuru.
Una reflexón a la que nos debemos, una parada na que tenemos que refrescanos y allixerar, porque son demasiaes les veces nes que nos enguedeyamos ente’l deséu d’escribir y la escritura, ente l’impulsu llícitu de renovar y los medios emplegaos en consiguilo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*