Ensayu de tracción

ALBERTO SUÁREZ
L’artista Kiko Mirayes espón na galería Arancha Osoro, d’Uviéu, les sos escultures de madera policromao. El llaniscu ta acabante tener un ésitu de ventes tremendu en Madrid, onde coleccionistes nacionales y internacionales alquirieron les catorce obres espuestes. Pue dicise que Kiko ta nun momentu creativu escelente, depués de vivir una progresión artística espectacular dende posicionamientos más pop y cercanos al cómic y la illustración hacia’l conceptu de la deformación de la imaxe tridimensional y una complexidá mayor de la mirada artística.

Les obres de Kiko Miyares son mui atractives, xeneren una necesidá de mirales, irradien el magnetismu propiu de les coses que tán na llende mesma de la comprensión. Les figures, que representen bustos d’homes y muyeres contemporáneos –xeneralmente ensin manes–, munches veces inspiraes en persones cercanes y familiares, –dalgunes metá home y metá muyer– tán tallaes n’escales mui grandes pero con deformaciones tan precises que lleven al tope esactu onde tovía somos quién a miranos y reconocenos como humanos nelles. Esi ye un aciertu grande del artista. Miyares afonda nel conceptu de l’anamorfosis, xugando coles lleis de la perspectiva, afincando nel espaciu y el planu, distorsionando la realidá. Pero’l güeyu mira, ve y comprende ensin ayuda de nengún oxetu esternu.

L’artista ayúdase pa trabayar de la tecnoloxía, del ordenador, y, depués, talla pieces de pinu de tamañu pergrande (hasta cuasi dos metros y mediu), primero con ferramienta mecánico y, p’acabar, colo manual. Otru de los elementos que destaquen nes obres de Miyares ye’l cromatismu, onde combina colores primarios intensos con otros más dilíos y con ceres de colores ácidos y saturaos, dexando viva la potencia de la veta’l pinu, clas de madera de la que talla esta colección.

Hai dalgo magnífico nes obres de Miyares. Igual ye esa recuperación de la madera, la policromía y la deformación humana nuna triba de románicu actual, milenarista, anunciador de cambios sociales y económicos fundamentales énte un feudalismu –capitalismu– nuevu, y onde rescampla la trescendencia del ser al marxe de la relixón. O igual ye la representación material y artística del conceptu psicolóxicu de la resilencia, esa capacidá de los humanos p’aguantar el dolor y pa salir alantre de les necesidaes estremes (afectives, económiques, morales…). En cualquier casu, ye un gran trabayu que destaca, y muncho, ente tantes propuestes artístiques vacies de conteníu que nos dexen indiferentes.

Hai que reconocer tamién el trabayu y l’apueste d’Arancha Osoro por xente nuevo, nun momentu dificil. La sociedá d’anguaño necesita discursos nuevos, maneres de facer diferentes y resultaos. Kiko Miyares atopó una clave importante, Arancha consiguió que’l mercáu artísticu atendiera pa ella y la disfrutara. Una noticia grandísima.

Más información sobre la colección
Páxina web de la galería

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*