Espronceda periodista: la esencia, en frascu pequeñu

José de Espronceda, detalle del retratu d'Antonio María Esquivel (ca. 1842-1846).
José de Espronceda, detalle del retratu d'Antonio María Esquivel (ca. 1842-1846).

HENRIQUE G. FACURIELLA
Ye inevitable una sensación de déjà vu al lleer los artículos de José de Espronceda (Almendralejo 1808 – Madrid, 1842) que la editorial Saltadera recueye nel volume Poesía y política. Escritos políticos y periodísticos, especialmente nel casu de los testos que l’escritor estremeñu dedica a la situación política y social d’España. Cuando n’«El ministerio Mendizábal» compara al país con una máquina con forma humana que-y pide al so creador que-y dea un alma, ún nun pue dexar de ver lo asemeyao d’aquella comparanza cola situación actual, onde alcontramos un Estáu –la máquina– que sigue, cuasi doscientos años depués, ensin tener un ser (y un sentir) nacional articuláu y onde se reconozan, si non toos, polo menos una mayoría mui grande de los sos ciudadanos –l’alma–.

Nel mesmu artículu, onde Espronceda critica fuertemente les decisiones del que fuera ministru de Facienda, Juan Álvarez Mendizábal, atópense xuicios que, mutatis mutandis, son hermanos de los que se facíen hai pocos años nes asamblees nacíes tres del 15M. Asina, cuando Espronceda pregunta «¿cómo s’atreve’l Gobiernu a disponer de los bienes del Estáu a favor de los acreedores esin pensar n’alliviar con ellos la condición de los probes?», resuenen les crítiques a la reforma a les carreres del artículu 135 de la Constitución; y la so sentencia «nun ye abondo con dici-yos a los pueblos que callen, ye menester nun da-yos motivos pa falar», díbemos poder atopala en dalgún artículu recién sobre la llamada «llei bozal».

Hai qu’agradecer a Antón García, l’editor de Saltadera, y a Martín López-Vega, director lliterariu de la colección onde s’inclúi esti títulu, qu’axuntaren nun volume la obra periodística d’Espronceda, quiciás lo menos conocío de la so producción pero con un valir, tanto nel conteníu como nel estilu, que dura hasta los nuestros díes. Amás, el tonu posáu y fondu col que trata cada tema, alloñen a esti Espronceda de la imaxe d’exaltación romántica que se tien d’él si se mira solo pa lo más conocío de la so obra poética. L’Espronceda articulista tien el posu del so exiliu, nos tiempos de Fernando VII, en Xibraltar, Lisboa y Londres, y la mestura de serenidá y agudeza nel xuiciu que s’atopen nél fueren de munchu valir nes Cortes Xenerales del Reinu d’España si nun lu llega a llevar la difteria a los dos meses de tomar posesión del acta de procurador, con 34 años.

Les esmoliciones d’Espronceda como periodista van dende la situación política, económica y social del país –como yá se comentó nos párrafos primeros– hasta les cuestiones d’estilu lliterariu –cola polémica ente clasicistes y románticos como telón de fondu–, pasando pel asuntu del iberismu —«la Península, pa ser una nación grande, necesita volver aunise», diz–, un tema que, davezu, sigue saliendo a la lluz nos periódicos y nes obres d’ensayu tanto n’España como en Portugal porque, quiérase o nun se quiera, los problemes que vía Espronceda nel primer terciu del sieglu XIX siguen tando presentes agora: el resentimientu hacia España pela parte de Portugal y la mirada soberbiosa de los españoles hacia los vecinos occidentales, dalgo que, pa Espronceda nun diba arreglase más que col conocimientu y la comprensión d’unos pa colos otros. Nesti sen, ye llamativo que la situación de desconexón hasta física ente Portugal y España por culpa de les comunicaciones males –«los caminos que lleven a Portugal atópense desiertos y nel mayor abandonu», va dicir Espronceda– sigamos careciéndola anguaño.

Los testos de los qu’acabamos de falar, de conteníu más políticu o de crítica lliteraria, formen el centru del volume, pero l’apertura del llibru correspuénde-y a la sección «Viajes, costumbres, recuerdos y una pata de palo», onde los editores agruparon cuatro narraciones más cercanes al cuentu qu’al artículu periodísticu y que dan idea de la capacidá superior d’Espronceda pa describir situaciones y personaxes con una socarronería intelixente y de trazu finu. El llibru remátase con delles reseñes teatrales onde’l poeta y periodista nun queda curtiu nin nes crítiques nin nes allabancies.

Depués de lleer esti conxuntu d’artículos, nun podemos dexar de tar d’alcuerdu colo que se diz d’esta parte de la producción d’Espronceda nel testu introductoriu, onde se llee: «oculta ente la obra completa, costaba esgranar la importancia d’esta obra periodística breve, retratu de les opiniones del autor y de les tensiones del so tiempu escrita pol mayor poeta del so sieglu». En cuantes a la edición, el formatu –de 12 cm por 17 cm–, l’amplitú de los márxenes, y el tipu y cuerpu de lletra faen mui cómoda la llectura, dalgo que siempre ye d’agradecer y que, nel casu de Saltadera, ye marca de la casa.

cubierta-espronceda-01Poesía y política. Escritos políticos y periodísticos
José de Espronceda
Saltadera
128 páxines

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*