Francis Bacon, nel Centru Niemeyer

Dibuxu de Bacon sobre'l cuadru ‘El papa Inocencio X’ de Velázquez.
Dibuxu de Bacon sobre'l cuadru ‘El papa Inocencio X’ de Velázquez.

La esposición La cuestión del dibuxu axunta más de setenta obres de Francis Bacon feches a llapiceru, pastel y collage que pertencen a la colección de Cristiano Lovatelli Ravarino (periodista y amigu del pintor), que les recibió como regalu del artista británicu nacíu n’Irlanda ente los años 1977 y 1992.

Tuvo muncho años pensándose que Bacon nun empezaba dibuxando les obres, porque él presumía de nun lo facer. Desque morrió’l pintor, nel añu 1992, descubrióse que sí que les dibuxaba y, amás, que lo facía a conciencia. La esposición, que puede vese ver na cúpula del Centru Niemeyer d’Avilés hasta’l mes d’abril del 2018, enseña dieciocho autoretratos del artista, munchos retratos del papa Inocenciu X, delles crucifixones y dalgunos bocetos, retratos y homenaxes.

Francis Bacon ye ún de los pintores más polémicos del sieglu XX. Yera mui rotundu nes declaraciones: «Namás intento facer imaxes partiendo directu del mio sistema nerviosu y cola mayor esactitú que pueo. Nun sé nin siquiera lo que signifiquen la metá d’elles. Yo nun quiero dicir nada». Bacon siempre tuvo embobáu polos cuadros de mataderos y de carne, que pa él tenía muncho que ver col tema de la crucifixón. «Cuando entro per una carnicería pienso siempre que ye increíble que nun tea yo ellí en cuenta l’animal», tien apuntao’l pintor. Tamién rellacionaba esti tema pictóricu col sadomasoquismu. La visión y el golor de la sangre escitaben el maxín del británicu. Nes crucifixones espuestes n’Avilés destaca’l tamañu de los miembros viriles de los crucificaos en proporción al cuerpu.

Si hai una obra qu’osesionó a Francis Bacón foi’l retratu del papa Inocenciu X, de Velázquez, que, tando bastante gachu pol mal d’amores, vio na galería Doria Pamphili de Roma. Primero d’eso llegó a pintala hasta cuarenta veces de manera distorsionada a partir de fotografíes. La obra Inocenciu X, considerada maestra, foi un regalu del rei d’España Felipe IV al papa y ye ún de los meyores retratos y de los más inquietantes del sieglu XVII. Na esposición pueden vese munchos dibuxos inspiraos nesti cuadro y de tamañu bien grande, onde rescampla’l protagonismu del llapiceru y los trazos en colores cálidos –sobremanera’l rosa y l’encarnáu– enriba de fondos llisos de colores mariellos, moraos, azulaos y amarronaos. En palabres de Bacon, en conversación con David Sylvester, «lo de los papes nun ye daqué que tenga que ver cola relixón; vien d’una osesión que tengo poles semeyes que conozo del cuadru El papa Inocencio X […] porque m’acosa y porque espierta en mi sentimientos de toa clas y tamién, podía decise, d’árees d’imaxinación».

Bacon llevó una vida autodestructiva y na so obra espresó la deformación, la mutilación y la violencia sobre la carne. Tenía l’estudiu como una cubil y nun dexaba que naide-y lu acuriosara nin que llimpiara. Dicía que los cuadros d’él tamién se pintaben con polvo y con porquería y que «la pintura ye una concentración de la realidá, una taquigrafía de les sensaciones».

La cuestión del dibuxu
Obres de Francis Bacon de la Colección Cristiano Lovatelli Ravarino
Cúpula del Centru Niemeyer (Avilés)
Hasta’l 8 d’abril del 2018

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*