Jaume Balmes, manes artesanes pa la edición dixital

Nuna época de tecnoloxización esaxerada como la nuestra, Jaume Balmes defende los nomes de «tipógrafu» y «grafista» pa referise a los oficios que desenvuelve, en cuenta de los más modernos «maquetador» y «diseñador gráficu», y ello pa referise non solo al diseñu de materiales impresos, sinón tamién a la edición dixital, un campu sobre’l que tien reflexonao y trabayao abondo –tien dao clas d’esta materia na Universitat Oberta de Catalunya y nel Centru Universitariu de Diseñu de Barcelona, amás de ser sociu fundador del estudiu El Taller Editorial–.

La tesis principal de Balmes a la hora d’enfrentase al diseñu d’un llibru electrónicu ye que, cambiando lo qu’haya que cambiar según el mediu, la forma de trabayu del tipógrafu nun pue ser distinta de si lo que tuviera faciendo fuera un llibru impresu. Quier dicise, el grau d’atención a los detalles, a les tipografíes, el cuerpu de los testos, los blancos o la corrección ortotipográfica nun pue ser menor, anque’l llector pueda, na mayoría de los casos, cambiar munches d’estes especificaciones nel so dispositivu de llectura.

«Un editor qu’edita en papel y en dixital nunca tendría que tratar ún de los formatos o soportes como subproductu del otru», señala n’un de los sos artículos, sicasí, la realidá del mercáu editorial ye que, na mayoría de los casos –sobre manera nes editoriales grandes–, la calidá de los llibros dixitales ye mui meyorable –por nun dicir pésima–. Una de les razones d’esti desastre ye que les editoriales grandes, cuando vieron el negociu de vender e-books, encargaron el trabayu de dixitalización a empreses que lo único que facíen yera meter el testu nun programa y sacalu con un formatu que se pudiera lleer nun e-reader, pero nun prestaron atención nenguna a los «controles de calidá» que faen non solo que lu pueda interpretar un dispositivu electrónicu, sinón que faiga agradable la esperiencia al llector.

El camín pa da-y la vuelta a esta situación pasa, na opinión de Jaume Balmes, por recuperar los procesos de planificación editorial, por parase a pensar les decisiones que se tomen en cuantes a los interlliniaos, tamañu de la caxa de testu, sangríes, cuerpos, párrafos, titulares o espacios en blanco ente unos bloques de testu y otros. Amás, el llibru dixital, pola so mesma naturaleza, esixe una serie de comprobaciones col envís de que, ente otres coses, pueda lleese correctamente en tolos dispositivos, por nun falar de los errores de códigu que se xeneren nos llibros fechos ensin el procuru necesariu y que faen los archivos más pesaos y lentos de lo que ye almisible.

Porque, según el mesmu Balmes apunta, los editores «mal informaos» –como él los llama, «por ser suaves»–, «confunden los errores de diseñu de la maqueta dixital con restricciones del formatu, y, cuando ven los problemes na pantalla del ordenador, déxenlos pasar ensin más (y, probablemente, repitiendo pa sí lo malos y feos que son los e-books y cómo pueden considerase llibros tales enxendros)». A esta opinión, Jaume Balmes enfrenta la propia, que se resume en qu’«una maqueta dixital bona, col testu compuestu por un profesional de la tipografía, tien poquísimes restricciones», amás de proporcionar al llector un disfrute estéticu asemeyáu al que pue esperimentar con un llibru –bien editáu– en papel.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*