La Cracovia de Miguel Galano

«Resol en Ulica Dominilkanska» (2013), de Miguel Galano.

ALBERTO SUÁREZ

Miguel Galano (Tapia, 1956) rompe su silencio de cinco años en la sala Utopía Parkway, de Madrid, con la muestra Cracovia. Y lo hace con una treintena de obras  de diferentes formatos –óleos sobre lienzo, técnicas mixtas sobre papel y encolado a tabla– que recogen sus impresiones sobre esta ciudad. Calles, plazas, fachadas, árboles… rincones de la que un día fue capital de Polonia en los grises días del invierno, en las frías noches de centroeuropa. Lienzos de espacios solitarios, vacíos de personajes. Espacios tan reconocibles como extraños. Espacios universales, que son también nuestra ciudad, la ciudad que habitamos.

Galano, que comenzó pintando el alma del occidente asturiano, avanza en su periplo de urbes europeas con esta Cracovia, en la que la esencia de su pintura se fortalece. Una pintura austera de gran belleza, limpia de formas, escasa de materia y sucia de grises. De grises de nieve, de grises de niebla y de oscuridad,  de grises que lo son todo y nada a un tiempo. Grises rotos por sienas, amarillos y verdes intensos. Grises que dan matices infinitos a un vacío placentero, melancólico y auténtico. Y por qué no decirlo, necesario. Hay personas que declaran que no pueden vivir sin el paisaje soleado, la luz brillante en el cielo presidiendo cada día. Algunos no podemos vivir, sin los grises días de invierno. Sin esos momentos y lugares que con maestría y estilo personal pinta Miguel Galano.

«Sólo una vez ha estado Galano en Cracovia, pero le ha bastado para empezar a construir una ciudad tan esencial como el resto de las que ha hecho suyas. Ha dicho,con su peculiar estilo despojado y leve, con su inconfundible cromatismo sordo –no olvidemos tampoco su dibujo geométrico, analítico–,las calles oscuras, las murallas, los callejones metafísicos, las torres góticas, el heraldo, el anillo verde de los Planty y los pájaros girando en su cielo blanquecino, la torre simbolista (Pod Globusem) con su reloj iluminado en la noche, las tiendas color canela hermanas de las del raro Bruno Schulz… Horas lentas, con presencia de la niebla y la nieve, que aquel viaje fue en Navidad. Horas grises. Horas ya galanescas, sobre todo, como lo es ya la Cartagena de Indias de Luis Carlos López…» Son palabras sobre la muestra del crítico Juan Manuel Bonet, considerado uno de los expertos en pintura contemporánea más importantes de España.

Vídeo de la exposición en la sala Utopía Parkway de Madrid:

 

Cracovia
Miguel Galano
Sala Utopía Parkway de Madrid
Hasta el 15 de noviembre, de 17 a 22 horas.
Sitio web de la galería.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*