La esposición ‘San Claudio. In memoriam’ zárrase cola presentación del catálogu

Ignacio Alonso, Patricia Cayón, Vicente Domínguez, Juan Carlos Aparicio y Otilia Requejo na presentación del catálogu.
Ignacio Alonso, Patricia Cayón, Vicente Domínguez, Juan Carlos Aparicio y Otilia Requejo na presentación del catálogu.

El Muséu Arqueolóxicu d’Asturies acoyó la mañana del sábadu 17 de febreru l’actu de presentación del catálogu de la esposición San Claudio. In memoriam. 1901-2009., que s’inauguró’l miércoles 22 de payares del 2017 y que va tar abierta hasta mañana, domingu 18 de febreru. La muestra organizóla la Conseyería d’Educación y Cultura al traviés de la Dirección Xeneral de Patrimoniu Cultural, y nella participaron 19 creadores con obres de disciplines artístiques mui estremaes. Al actu asistieron el viceconseyeru de Cultura y Deporte, Vicente Domínguez; el director del Muséu Arqueolóxicu, Ignacio Alonso; la directora xeneral de Patrimoniu Cultural, Otilia Requejo; el comisariu de la muestra, Juan Carlos Aparicio, y la diseñadora del catálogu, Patricia Cayón.

El viceconseyeru de Cultura y Deporte, Vicente Domínguez García, destacó na presentación de la publicación el valir que tuvo la esposición a la hora d’espeyar la rellación ente’l patrimoniu cultural y industrial d’Asturies cola creación artística contemporánea. Domínguez García recalcó tamién la importancia del patrimoniu documental que xeneró la llocería allugada na parroquia uviedina de San Cloyo y que se conserva cuasi íntegru nel Archivu Históricu d’Asturies, onde se custodia tola documentación de la fábrica dende 1911 hasta’l 2009, cuando peslló.

Páxina interior del catálogu.
Páxina interior del catálogu.

Nel actu intervino tamién Juan Carlos Aparicio Vega, comisariu de la esposición y autor, xunto col artista Daniel Franco, del testu del catálogu, un testu onde entrambos los dos ponen en claro la rellación de caúna de les pieces cola fábrica de lloza desaparecida y reflexonen, ente otres coses, sobre lo adecuao d’una esposición como esta nun marcu como’l del Muséu Arqueolóxicu, pos les obres dialoguen colos espacios onde s’asitien y establecen con ellos vínculos mui significativos —como se pue comprobar, por exemplu, coles instalaciones de Federico Granell, Benjamín Menéndez y Ernesto Junco nel claustru del que fuera monesteriu de San Vicente. Nesti sen, Aparicio Vega llamó l’atención sobre’l fechu de que’l catálogu se fixera al mesmu tiempu que la esposición taba abierta al públicu, pos el propiu espaciu espositivu yera «un elementu fundamental a la hora d’entender y reflexonar sobre les obras, de manera que, hasta nun les ver in situ, yera imposible conocer cuál diba ser el resultáu final», dixo.

La última n’intervenir foi la diseñadora de la publicación, Patricia Cayón Vega, que se refirió al catálogu como «una esposición de calter permanente y tanxible, pos perdura más allá de la propia muestra». En cuantes al conteníu, esplicó que la ordenación de les imáxenes —obra de la fotógrafa Piru de la Puente— sigue’l discursu que los co-comisarios faen nel testu, mentes que los elementos de diseñu gráficu tienen un valor documental, al inspirase na documentación que foi xenerando la propia fábrica. Asina, el logotipu de la cubierta ye’l qu’Elías & Santamarina diseñaron pa la empresa na década de 1970, mentes que los otros elementos gráficos tán garraos del platu de midíes que s’usaba pa colocar les calcomaníes nes pieces de lloza.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*