La máquina de retratar. Teatru con mayúscules

Detalle del cartel de 'La máquina de retratar'

La máquina de retratar estrenóse na Selmana de Teatru Costumista de Candás y representóse con éxitu de públicu en ciudaes y villes del país. Esta obra de Sergio Buelga vien a poner el ramu al añu que l’Asociación Cultural Compañía Asturiana de Comedias fixo trenta dende qu’Eladio Sánchez la refundara como continuadora de les compañíes asturianes de teatru que, dende primeros del sieglu pasáu llevaben representando teatru asturianu. Y ye que la Compañía Asturiana ye una y munches. La primera fundóla, en 1920, Isidro Carballido y d’esa fueron garrando’l testigu munches otres, siempre dando vida a obres de temática asturiana y cola fin de mantener compañíes estables profesionales.

Elencu de 'La máquina de retratar'
Elencu de ‘La máquina de retratar’

Siempre punxeron en pie comedies clásiques, qu’enseñen la vida de l’aldea o de la mina, onde l’amor, los desengaños y los enguedeyos nunca falten. Nestos cuasi cien años de teatru asturianu, nunca faltó nes obres tampoco la llingua asturiana. Ye teatru del país y los paisanos y paisanes falen la llingua del país. Y eso ye ún de los secretos del éxitu. Muncho se faló dende hai cien años na prensa asturiana sobre si’l teatru patriu tenía qu’abandonar l’asturianu o la temática aldeana pa trunfar más y pa ser mas valioso. El casu foi que los intentos por eliminar esos elementos principales siempre acabaron en fracasu.

La máquina de retratar caltiénse firme, afitada nel trípode que define’l teatru de la compañía: amor, humor y enguedeyos. El trabayu como autor de Sergio Buelga ye bonu. Azota en metá d’una quintana que tienen a comuña dos vecines a un Marqués averiáu. A partir d’esa novedá, tolos personaxes echen les cuentes que nun son. Les vecines nun se puen ver, les fies de les vecines tan casaderes, los mozos d’elles nun se deciden y los padres de les rapaces yá va tiempu que viven tan amigos, a lo d’ellos y ensin metese. El Marqués vien con un ayudante a investigar la etnografía, fala castellanu mui finu y ye Marqués de lo gastao. Los aldeanos, como bonos asturianos, vuelquénse col de fuera y desprecien al de casa. Y el güéspede acaba faciendo que toos se retraten y enseñen lo que son.

Muncho podemos aprender d’esta obra: la historia d’Asturies representada. El teatru asturianu, munches veces dende la inorancia, vese como daqué menor, pasao, probe y facilono. El mesmu análisis se podía facer de munches artes. Los que siempre mandaron n’Asturies nun aguanten lo popular asturiano, pero’l pueblu que nun tien complexos gocia col nuestru teatru y esa ye la razón pola que gusta y dura un cientu d’años. Yá quixeren munchos montaxes de La Laboral, permodernos y perfonderos xuntar la de xente que xunta’l teatru asturianu. Gusta porque ye atávico, ye nuestro, lo que somos, lo que vimos y mamemos. Tien toles esencies y toles estridencies d’un pueblu, l’asturianu, tan noble como babayu. Y, dientro de la babayada, verdadera seña d’identidá asturiana, escuéndense munchos sentimientos nobles qu’enseñen cómo somos y sentimos. A veces una sentencia d’una paisana asturiana o d’un paisanu gasta muncha más filosofía qu’un llibru enteru. Pero hai xente que nun lo valora porque quieren ser modernos y quieren más lo d’otru sitiu, esto ye la babayada filosófica d’otru país, porque esos sí que saben facer y dicir.

Un momentu de la representación de 'La máquina de retratar'
Un momentu de la representación de ‘La máquina de retratar’

Nesta obra de Sergio Buelga, el repartu ta bien igualáu, con una Pilar Ibaseta sobresaliente nel papel de Sagrario, que retolica cuantu pue a una Josefina García magnífica, que da vida a la vecina, Tina. Los paisanos nun queden p’atrás y, si grande ye Arsenio González nel personaxe de Canor, Manuel F. Rodriguez ta impresionante nel papel de Mino. Los cuatro tán auténticos. Dientro del argumentu del teatru asturianu, ye verdá que los personaxes con más sustancia son les persones d’edá. Los personaxes mozos suelen tener una manera de ser más fata y más inocente, prendaos pol amor y apoderaos pola furia de la falta de xacíu propiu de la edá. Con too y con ello, presta ver qu’hai relevu na gran familia del nuestru teatru. Ente los más nuevos llama l’atención el trabayu de Norberto Sánchez nel papel del Marqués, un Quixote estiráu de palabreru rimbombante. La obra lleva unos decoraos curiosinos, ensin salise de lo que ye tradición nel xéneru y, por saca-y una pega, podía conxuntar el vestuariu pa da-y más coherencia dientro d’una mesma dómina.

Que dure munchos años la Compañía Asturiana de Comedies y que sigamos celebrando la bona noticia d’estrenos d’obres y d’ésitos de públicu.

compania_asturiana_01La máquina de retratar (2016)
Autor: Sergio Buelga.
Dirección: Armando Felgueroso y Sergio Buelga.
Repartu: Pili Ibaseta, Josefina García, Arsenio González, Manuel F. Rodríguez, Belén Sánchez, Norberto Sánchez, Sergio Buelga, Armando Felgueroso, Mario Valdés, Mar Baselga y Marta Casas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*