L’asturianu por descubrir

Fotografía d’Alejandro Braña.
Fotografía d’Alejandro Braña.

ALBERTO SUÁREZ
Nun sé como serán otros países a la hora de mirar pol patrimoniu –porque vivo nesti que se llama Asturies– y nesti nin se mira por ello (lo mesmo da que sía prerománicu, qu’industrial, qu’etnográficu), nin se conoz, nin se valora. Ye absolutamente impresentable. Cualquier idea-patochada de cualquier políticu pa facer una obra pública nueva con forma y dimensiones de tanatoriu (alias «equipamientu o aula d’interpretación») y ensin conteníu importa más que l’arquitectura que yá ta en pie, y que la mayoría de les veces son obres úniques y imposibles de facer güei.

Dientro d’esti escenariu que pinto, tan triste, les alministraciones dedíquense a pasar de too. Y, asina, pasen los años y les llexislatures y los presupuestos. Pero hai persones, asturianos a títulu particular, que documenten, conocen, recopilen, retraten el nuestru patrimoniu colectivu por amor al arte y por amor propiu. El nuestru patrimoniu industrial –dende va munchos munchos años– y el nuestru patrimoniu arquitectónicu de palacios d’aldea y casones d’indianos lleva dedicándose a retratalo Don Alejandro Braña (el traumatólogu non, el fotógrafu). Y voi da-y esti tratamientu, porque nun merez menos la persona humilde que camina y carreta per toa Asturies coles cámares pa dedicar una gran parte de la so vida a enseñanos lo muncho que tenemos por descubrir d’esta tierra nuestra.

Don Alejandro, que nun dexa de ser un home cortáu, primero foi averándose a les cases palaciegues de pueblu y a les d’indianos dende fuera, conociéndoles, andándoles toes alredor, faciendo semeyes d’elles, documentándose. Llueu consiguió dir entrando y captando los interiores, la riqueza y variedá de salones, escaleres, galeríes, estancies y alcobes. Nestos trabayos y en munchos otros d’estudiu ye onde Don Alejandro enseña que ye un fotógrafu esquisitu y impecable.

Fotografía d’Alejandro Braña.
Fotografía d’Alejandro Braña.

 

Braña ye un maestru indiscutible de la fotografía –manexando la lluz natural o artifical con aciertu–, de la composición, de la narrativa… y tien una formación espléndida. Si lu tuvieren n’otru país taríen que lu rifaben, miraríen pol trabayu d’él y fadríen por qu’enseñara lo que sabe. Usaríen el talentu d’él pa poner en valor Asturies. Como lu tenemos equí, nesti país d’emigración, declive y puestinos, pues dexámoslu convertirse n’otru héroe con nome y apellíos. Un héroe que salva del olvidu lo que fuimos, que documenta y guarda nun archivu personal lo que nun ta en nenguna parte, porque nun hai institución nenguna interesada na arquitectura asturiana. Esti país siempre se salva pola grandeza de munches persones, polo particular, y non poles organizaciones colectives, gubernamentales o d’otru tipu. Alejandro tien retratao’l patrimoniu industrial públicu o priváu y el patrimoniu arquitectónicu priváu de cientos de cases y palacios singulares llevantaos per toa Asturies.

Braña tien un estudiu –«de cine»– propiu y una editorial –Ediciones nueve doce– y tien publicaos dellos volúmenes de producción y impresión impecables coles sos obres. Na web d’él y nos perfiles de les redes sociales comparte la emoción de descubrir y retratar sitios únicos d’Asturies. Alejandro –una persona encantadora– anímanos a descubrir Asturies y yo anímovos a descubrilu a él, a les semeyes d’el­.

http://asturiaspordescubrir.com
http://alejandrobrana.es/libros/

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*