Lletres americanes

Portada del númberu 4 de la revista Campo de los Patos.

La revista añal Campo de los Patos ye, dende’l so nacimientu, una de les iniciatives culturales más importantes d’Asturies pol altor intelectual del so conteníu y pola oportunidá temática y formal de los temes que trata. La publicación, editada y dirixía pol escritor Antón García, algama nestos tiempos de probitú económica y cultural una dimensión entá más meritoria y vien a fortalecer l’estatus de la llingua asturiana énte retrocesos que nun pue permitise.

El cuartu númberu de la revista representa una continuación del terceru y, como aquel, ta dedicáu a la poesía norteamericana. L’arranque d’esti númberu nun pue ser meyor: un artículu de Lino González Veiguela tituláu «Siete conseyos de Charles Simic a los poetes mozos». Simic ye un poeta serbiu-estauxunidense, amás d’ensayista, traductor y filósofu, que nació en Belgrado en 1938, vivió la segunda guerra mundial, tuvo exiláu en Francia y emigró xunto cola so familia a Estaos Xuníos. Gracies a les sos traducciones conociéronse nel so país d’adopción a los principales poetes serbios.

Nel artículu, Veiguela repasa la obra, la filosofía vital y los conseyos de Simic de la que los dos paseen per Córdoba. El pensamientu del escritor serbo-americanu y los sos conseyos nun puen ser más interesantes, y non yá namás pa los poetes, sinon que puen aplicase perfectamente a cualquier persona creadora en cualquier disciplina. La rotundidá de les sos máximes failes incontestables, valga d’exemplu’l so primer conseyu: «nun cuentes a los llectores lo que yá saben sobre la vida».

Simic defende, amás, la incorporación de la imaxinación al procesu creativu, porque’l mundu pue mirase colos güeyos abiertos y colos güeyos zarraos. De manera tala que los recuerdos van calando na memoria, en capes, en sustratos adulteraos pol pasu del tiempu. Otros conseyos de Simic recalquen la importancia de pulir los poemes, los versos, el nun aceptar toa la creación poética como bona y tamién el deber d’aplica-yos un principiu d’economía de medios, de palabres, hasta dexalos na esencia.

Impresiona’l pensamientu de Simic pola so honestidá y clarividencia, aconseyando al poeta que nun monopolice’l sufrimientu, que nun s’atrinchere nel estatus de víctima. Como’l poeta serbiu matiza, la infancia qu’él vivió en metá d’una guerra, nun ye especial nin distinta de la de millones de persones nel mundu. Daquella yera’l fascismu y el comunismu y agora ye’l nacionalismu y el fundamentalismu, pero la hestoria ye común al xéneru humanu y, por desgracia, ripitida. Simic defiéndese del dolor col sentíu del humor, un sentíu del humor mui presente na so poesía, porque evita, según palabres d’él, l’autocompasión y fai reparar el dañu que nos arrodia.

Pa munchos llectores y escritores, la poesía con sentíu del humor nun ye considerada poesía de calidá, y, apurando, nin tan iquiera poesía. A estos efectos, Simic recuerda na so conversación con Veiguela una cita del poeta estauxunidense James Tate: «ye una hestoria tráxica y por eso ye tan divertida». Preguntáu sobre si después de delles décades d’oficiu yá s’enfrenta al procesu creativu con más seguranza, Charles Simic sentencia brillantemente: «nun creo que nesi sentíu sía diferente a otros creadores, l’oficiu puede axudar a sentise menos inseguru, pero ye una especie d’engañu que creemos pa nun reconocer que nada de lo qu’escribieres antes te puede ayudar a escribir otru poema que sía tan bonu como pretendes».

El númberu avanza con una amuesa en versión billingüe de 33 poemes d’escritores nortemaeriacanos traducíos al asturianu por Carme Álvarez no que compón una antoloxía personal con nomes que van de Henry Wadsworth Longfellow (1807-1882) hasta Diane Thiel (1967).

Antón García, director de la publicación, da’l relevu con traducciones d’ocho poetes confesionales (Theodore Roethke, Randall Jarrell, John Berryman, Robert Lowell, William Snodgrasss, Robert Bly, Anne Sexton y Sylvia Plath). Los poetes confesionales caracterizáronse pola renovación temática y formal, pol cambiu nel yo poéticu, en comparanza colos creadores anteriores, modernistes, tutelaos por T.S. Eliot. Los poetes confesionales, en palabres de García, «yá nun se sienten un profeta, sinón un ser humanu, mui humanu, qu’identifica vida y lliteratura, y que vuelquen los sos sentimientos nel poema: malos tratos na infancia, abusos sexuales, divorcios, albuertu, infidelidaes, dogradicción, homosexualidá, menstruación, incestu, enfermedaes mentales, suicidiu…».

El siguiente tramu de la revista ta protagonizau por ocho poetes italoamericanos que traduz al asturianu Xilberto Llano. Los italianos fueron ún de los más numberosos grupos d’emigrantes nos Estaos Uníos. Procedíen mayormente del sur d’Italia y falaben dialectos diferentes, siendo la mayor parte analfabetos n’inglés y nel italianu oficial. Eses comunidaes conservaron la so cultura propia, una cultura que, col pasu de les xeneraciones, foi diliéndose na cultura xeneral americana al mesmu tiempu que conservó dellos rasgos identitarios característicos.

D’ente los autores que Llano traduz, munchos son poetes obreros, mentes qu’otros encuádrense dientro del moviemientu beat: Pascal D’Angelo, Emanuel Carnevali, Arturo Giovannitti, John Ciardi, Gregory Corso, Diane di Prima, Felix Stefanile y Lewis Turco. La obra d’ellos, lo que bien a demostrar ye’l poder de la lliteratura pa crear identidá, comunidá y tradición colectiva, destacando nesti casu el volume y calidá de les aportaciones de la descendencia italiana pa la cultura estaounidense.

Faustino Álvarez Álvarez firma la selección y traducción de poemes escritos por Conseyeros de Poesía o, lo que ye lo mesmo, poetes escoyíos y nomaos por un tiempu de dos años pola Biblioteca del Congresu de los Estaos Uníos de Norteamérica pa trabayar na so sé dando dalgún discursu o lleendo poemes n’actos institucionales. Avecen a ser poetes de sonadía o con gran prestixu social o académicu. Álvarez ufierta un autor por década dende 1950 como amuesa de la variedá de voces, temes y estilos.

Pela so parte, Paquita Suárez Coalla, escritora asturiana residente en Nueva York, trai a les páxines de Campo de los Patos les voces de la poesía «norteamericana» en castellanu, mentes qu’Héctor Fernández, baxo’l títulu de «Poesía de mases: la lletra nel pop-rock nortemaericanu», analiza la importancia de dellos autores, músicos o compositores, sía pol so valir lliterariu y musical, sía pola so relación con otres artes, el so interés testimonial o históricu. Tamién de música falen Xabel Vegas nel artículu «Homero en Manhattan: ente la música y la lliteratura» y Adolfo Camilo Díaz en «Beat&Roll (música y lliteratura beat)».
Esti númberu de Campo de los patos zárrase con lliteratura asturiana. Alejandra Sirvent publica dellos poemes y Miguel Rojo cinco cuentos. Y, enantes de llegar a la sección de reseñes lliteraries, Antón García firma una selección y traducción de poemes de Joan Vinyoli (1914-1984), Mercedes Menéndez entrevista a Carlos Fueyo, y Xavier Frías Conde publica l’artículu «revisitando a Kafka: cuestiones d’identidá y pionerismu».

Campo de los Patos, nu. 4.
Poesía Norteamericana

Saltadera, 2013
380 páxines

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*