‘Los amorinos de Bastián y Bastiana’, Mozart n’asturianu

Bastiana y Colás en ‘Los amorinos de Bastián y Bastiana’. Foto: Producciones Nun Tris.
Bastiana y Colás en ‘Los amorinos de Bastián y Bastiana’. Foto: Producciones Nun Tris.

HENRIQUE G. FACURIELLA
El vienres 25 de payares, Producciones Nun Tris representó nel Teatru Filarmónica d’Uviéu la ópera Los amorinos de Bastián y Bastiana, la obra postrera del I Festival Nel Amaro de Teatru profesional n’asturianu y gallego-asturianu, qu’entamó la Conseyería d’Educación y Cultura. La pieza ye una adaptación al asturianu que fixo Antón Caamaño –que tamién s’encargó de la dirección d’escena– de la ópera Bastien und Bastienne, que Wolfgang Amadeus Mozart compunxera en 1768, a los doce años.

La obra orixinal ye una parodia del xéneru pastoril, mui de moda nos escenarios y nes cortes europees del sieglu XVIII; sicasí, el montaxe de Producciones Nun Tris pasa penriba d’esta asociación pa poner la historia de Bastián y Bastiana en rellación cola emigración y, especialmente, col éxodu rural. Asina, Bastián conviértese nun rapaz que tira pa la ciudá a buscar fortuna, mentes que Bastiana queda en pueblu, curiando’l ganáu y penando pola falta del so amigu. Esta contestualización faise al traviés de la proyección d’una serie d’imáxenes antigües y testos, onde s’enconta visualmente la obertura mozartiana, qu’interpretó al pianu Mario Álvarez.

L’empiezu de la obra ye d’una finura pergrande y sostiénse nes dos aries primeres de Bastiana, onde cuenta cómo la dexó l’amigu que más quería y lo murnia que ta. La interpretación de Vanessa del Riego (sopranu) ye d’una calidá altísima y el testu, auníu a la música de Mozart, ye una espresión bien llograda de les posibilidaes llíriques del asturianu. La calidá de l’adaptación lliteraria, sicasí, mengua un poco nes pieces posteriores, sobre manera pol usu de delles pallabres mui poco usaes na fala común y pola necesidá, munches veces, de forciar la gramática pa que’l testu encaxe cola música (ye recurrente, por exemplu, la conxugación de verbos en futuru en cuenta d’usar la perífrasis «dir (a) + infinitivu», que ye la más correcta pa espresar seguranza).

El siguiente personaxe qu’apaez n’escena ye’l bruxu Colás, al que da vida l’actor Antón Caamaño (baxu cantante) con un aciertu grande na interpretación y na caracterización –la mázcara, la ropa de cueru, les guedelles… asócienlu a los seres mitolóxicos de la naturaleza–, anque na voz nun llega al altor de los otros dos cantantes –y ye bona pena, porque una voz grave como la d’él meyor encontada diba dar más presencia y pesu al personaxe–.

Siguiendo col argumentu, Bastiana cuénta-y a Colás la so esmolición y el bruxu asegúra-y que’l so Bastián nun la escaeció pero que lu tien un poco encandiláu la condesa del palaciu. Él diz-y que nun se preocupe pero que, cuando vuelva a ver a Bastián, que nun-y faiga munchu casu y va ver cómo vuelve al par d’ella. En cuantes qu’entrambos los dos dexen l’escenariu, entra Bastián –qu’interpreta’l tenor Cristóbal Blanco– anunciando al altu la lleva cuánto quier a Bastiana, pero cuando ésta vuelve a escena, nun-y echa sal al cuentu y el mozu empieza a preocupase. Igual qu’ella, cuerre a pidi-y conseyu al magu, que-y cuenta que Bastiana tien otru amante pero qu’eso puede igualo él con un conxuru. L’aria del ensalmu, onde se repiten palabres ensin sentíu mecíes con otres n’italianu o llatín –«fatto, matto, quid pro quo»– ye una de les pieces que meyor canta Caamaño y ello, xunto cola xesticulación y el xuegu de lluces, fai d’esti momentu ún de los más guapos y llamativos de la obra.

D’equí p’alantre, la obra ye un diálogu ente Bastiana y Bastián, que, nun momentu, amenaza con tirase al ríu si la rapaza lu dexa; sicasí, lo meyor d’esta parte ye la estaya musical y non tanto la dramática, que ye un toma y da-y ensin munchu interés hasta que llega la reconciliación ente los dos namoraos. Ye, entós, cuando vuelve incorporase Colás a l’acción como una especie de maestru de ceremonies que «bendiz» l’amor de los dos mozos. Colás alquier equí una talla que lu asemeya –mutatis mutandis– a ún de los papeles de baxu más importantes de la creación mozartiana: el del sacerdote Sarastro de La flauta máxica.

En conxuntu Los amorinos de Bastián y Bastiana ye una obra de munchu méritu polo que tien poner enriba de les tables una ópera completa con un elencu profesional y con dos cantantes principales de muncha calidá vocal. Nesti sen, la voz de Vanessa del Riego ye d’una llimpieza y una sonoridá ablucantes, mui lloñe del tonu rinchón d’otres sopranos. En cuantes al asturianu del que se manda’l testu, yá se comentó al principiu l’abusu de delles espresiones «tapecíes» y, anque los intérpretes tuvieron mui sueltos cantando nuna llingua que nun aveza atopase n’obres de música clásica, el tenor Cristóbal Blanco falló nuna de les partes falaes cuando, inmediatamente depués de cantar –n’asturianu– que se diba afogar en ríu, dixo, en castellanu «me ahogo». De xuro que dalgún quixo afogalu dafechu.

Otru aspectu onde la compañía pue meyorar el montaxe ye na escenografía, que, queriendo ser minimalista, da, munches veces, en probe. En cuantes a la instrumentación, Mario Álvarez fixo una interpretación magnífica de la partitura, anque queda ún coles ganes d’oyer y ver el montaxe con un conxuntu de cámara al cargu de la estaya instrumental.

Los amorinos de Bastián y Bastiana
Producciones Nun Tris
Teatru Filarmónica, Uviéu
25 de payares del 2017

Bastiana: Vanessa del Riego (sopranu)
Bastián: Cristóbal Blanco (tenor)
Colás: Antón Caamaño (baxu cantante)
Pianista: Mario Álvarez
Obra orixinal: W. A. Mozart
Dirección d’escena: Antón Caamaño
Ayudante de dirección: Inmaculada Rodríguez
Asesora musical: Elena Pérez Herrero
Dirección musical: Manuel Burgueras, Espaciu escénicu y Pablo Maojo

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*