Los Dalton: La naranxa imperfecta

La mayor parte de la sociedá onde vivimos, n’Europa, cuando va comprar una naranxa quierla perfecta. Inculcáronnos les empreses y les campañes publicitaries qu’encarguen les empreses que ye esa la que meyor sabe, la que meyor paez. Por eso a les naranxes se-yos da cera pa que brillen perfectes, se-yos tapen los poros pa que nun respiren y por eso tamién se tiren munches imperfectes o se paguen a muncho menos a los productores.

Cuando un grupu de música se mete nun estudiu a grabar, lo que busca y quier ye consiguir una naranxa perfecta. Los medios técnicos permiten grabar, repitir, cortar, pegar y amestar pistes hasta consiguir un producto guapu y redondu. Cuando, n’ochobre d’esti 2016, Los Dalton decidieron grabar un discu de música tradicional, yeren mui conscientes de delles coses: de que nun yeren nin músicos nin cantantes, de que nun teníen espectatives nel mundu musical más que’l cantar pol gustu de facelo, que nun llevaben namás xuntos tocando y cantando que cuatro meses y que nin teníen grandes voces nin yeren unos tocadores espertos.

Con too y con ello, quixeron grabar un discu que reproduciera la so manera de sintir la música, cantando y tocando de forma natural, sabiendo que cada vez que canten un cantar –inclusive no que dura’l cantar– la improvisación vocal y la recreación cuenten. Porque Los Dalton nun son un cuartetu vocal educáu, nun son un coru, nun pulen los detalles. Los Dalton son cuatro voces del pueblu que s’amesten nel cantu, ensin más, según el sentimientu de cada momentu y los recursos vocales disponibles. Nun son unes voces escoyíes por tal o cual timbre que s’equilibren o complementen. Los Dalton decidieron facer un grupu y tocar y cantar nes Nueches en danza porque se gustaron como persones y porque nestes folixes participatives el pueblu canta y toca pa divertise. Los Dalton nun son perfectos.

Si falamaos de música tradicional, por munches entrevistes y grabaciones que sintamos d’informantes, nunca vamos ser quién a saber cómo tocaben de moces y mozos pa facer el baille, cómo sonaben. Veníen de la tierra de trabayar, de los praos de segar, cantaben con fríu y con calor, al sereno y al calor del fueu. ¿Ensayaben? ¿Igualaben les voces? ¿Participaba’l que meyor cantaba o’l que más lletres sabía? ¿Tocaba’l meyor tocador o’l que más aguantaba? Habría de too según el día, el llugar y la vida. Seguro que lo facíen los que más-yos gustaba la folixa y podíen tar nella.

Nos últimos trenta años, la música asturiana tradicional recopilóse y grabóse acompañada d’infinidá d’instrumentos –propios y ayenos a la tradición asturiana–, aceleráronse-y y amansáronse-y los ritmos, lleváronse al pop, al rock, al ska, al hip-hop, a la electrónica, al jazz, a les sinfóniques… pero poques veces se grabó como en verdá se cantaba y col fin que tenía: el baille. Los Dalton tuvieron claro dende un principiu que nel so discu los instrumentos diben ser namás que les panderetes, les cuyares, les gargantes y la payel.la. Quedar quedaría too muncho más guapo con munches otres instrumentaciones, pero quixeron facer el so discu hermanu de como ellos son quién a cantar. Por eso tamién se grabaron les cuatro voces y la percusión na mesma toma. ¿Ye esa forma meyor o peor qu’otres? Non, nun lo ye, pero foi la qu’ellos quixeron pal so discu.

Tamién tuvieron clara otra cosa: el discu había de valir pal baille y teníen que grabase toles partes de la pieza con cambios pa que los bailladores pudieren tener tola melodía que necesiten. Y entós nació-yos la pregunta: «¿será munchu tostón un solu de pandereta de 30 segundos?». «Pos nin más nin menos qu’unu de flauta o de violín», foi la respuesta qu’atoparon. Y decidieron reivindicar la guapura del soníu de la pandereta como instrumentu esencial de la nuestra música tradicional. Al fin y al cabu, la música tradicional asturiana ye lo que ye, y gusta o non, como tolos tipos de música. Nun hai que da-y cera. Nun tien por qué paecer otra cosa diferente de lo que ye. Pue reinterpretase de munches maneres y amestase a munchos otros sones, pero tamién pue ser como ye, ensin más, aunque nun teamos avezaos a sentila grabada d’esa manera nun discu.

Asina se grabó’l discu de Los Daltón, nel fríu del iviernu, cuando se pañen les naranxes. Con voces ronques que volvíen de trabayar. Imperfectu como les naranxes que nun gusten na socieda d’anguaño. Una grabación poco común, onde nueve pieces del repertoriu tradicional suenen en voces d’home, graves. Los Dalton decidieron facer el so discu asina, «imperfectu y ensin tapar les imperfecciones», anque-yos dean cera, porque piensen que «munches veces como sociedá olvidamos lo que fuimos y yá nun nos gustamos como pueblu». Un surtidín de pieces tradicionales pal baille que va tar a la venta pa finales d’añu y que namás quier ser, según Los Dalton, «un pasín nun camín cuestu y zarráu a monte onde otros y otres van ser quién a llegar muncho más p’arriba».

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*