Los suaños d’Erái, testos inéditos

HENRIQUE G. FACURIELLA
Les narraciones breves que s’ufren darréu pertenecen a un llibru nel que l’autor lleva trabayando dellos años ensin atrevese a dalu por acabáu del too. Quiciás porque, mentes nun lu ciarre, ye como un organismu vivu; quiciás porque los testos que lu componen falen demasiao d’él mesmu, como una biografía onírica y seique surrealista. Deséu, muerte y sacrificiu –redentor o non– son los ingredientes principales d’estos rellatos qu’anden a mediu camín entre la prosa poética y el cuentu curtiu.

Contemplái’l sueñu d’Erái, les torres al llau del mar, los minaretes, los pechos de la fía del sultán, la cintura de los mozos de Tiro, el rayu de sol espeyáu nel corte de la espada… Asina duerme’l guerreru. Amái’l suañu d’Erái, habitantes del norte. Vós que conocéis namás la nieve de los altos, la piel tan claro, el pelo roxo, de xelu los güeyos.

Tán los cinco nel mesmu cuartu, el padre y los cuatro fíos. Toos ellos tán pa morrer, tanto’l vieyu, feble y gachu, como los mozos, con tolo fuertes que paeecen. Los médicos comenten ente ellos, seliquino, lo que-yos paez que ye la única solución:

–Sabéis bien que namás sacándo-y el sangre al padre y dándo-yoslo a beber a los fíos vamos poder salvalos.

–Pero, cuanto más sangre-y saquemos al home, más posibilidades hai de que muerra, y más llueu.

–Con too y con ello, la muerte d’un fíu solu diba ser una desgracia tremenda pal vieyu, cuanto si más si son dellos los que muerren.

Los médicos, toos de bata blanca, van pa onde tán los cinco homes: cuatro rapazos arrodiando’l catre de so padre, al que los que saben de les coses van facer dase como salvación pa los más nuevos. L’argumentu de la sentencia ye que val más facer morrer al que menos posibilidaes tenía d’una vida plena por caltener l’aliendu del futuru, la fuercia y la guapura, sobre manera del postreru, un rapaz de namás que diecinueve años qu’aguanta por cuantes pue les llárimes nos güeyos.

Depués de cumplir cola primer operación de lo apautao, los médicos lléven-y el sangre al mayor de los hermanos, qu’espera colos otros nuna sala aparte, yá sin la presencia del paisanu.

Cuando-y toca la vez al segundu –un home yá de trenta años, de rasgos fuertes, morenu y de pelo negro, llargo y arrizosao–, ésti garra la botella onde ta’l sangre del padre con ciertu reparu al principiu porque sabe lo que supón tener él aquella frasca ente les manes. Lo que se pierde ye irreparable, al mesmu tiempu qu’imprescindible pa la so propia sobrevivencia. Consciente de la verdá que se-y acaba de facer presente, alza la botella y, enantes d’empezar a beber, diz:

–Tengo’l cáliz del poder.

Entra ochobre colos díes menguaos, de nueche yá a la hora de volver pa casa. Los nuestros pasos queden, por temprano que sía, arrodiaos d’escuridá camín de la puerta conocida. Les direcciones lexítimes, legales, confúndense colos destinos escuros, clandestinos. ¿Ónde vas de madrugada? ¿D’áu vienes col andar apuráu y los costazos gachos? ¿Qué cuartos espeya la media sorrisa al otru lau del pasu cebra? Les nueches tempranes d’ochobre estrénense con cenes de celebración en casa y fuera casa. Muéyense les toalles en tendal mentes esperen por unes manes ocupaes en secar una piel ente les sábanes.

De neñu, na casería de la familia. Depués de pasar tola tarde corriendo y enredando, xugando colos animales, tamos na antoxana de la casa recoyendo pa marchar. Atapez y l’aire, que tuviere caliente tola tarde, empieza a enfrescar. Atopamos una piedra redonda, grande como un balón de reglamentu, más o menos. Tolos mayores empiecen a especular con qué será.

–Ta güeca –dicen unos–.

–¿Y si guarda un tesoru? –glaya otru–.

–Qué va tar güeca, si pesa muncho, ye maciza –salta un terceru–.

–Asemeya una calavera –termina por dicir una tía de mio madre–.

Yo atiendo pa toles razones y, anque nun quedo con nenguna, doi-y vueltes a que pueda ser una calavera o tenga dientro un craneu humanu. De cualaquier manera, empérrome en llevala pa casa porque m’atrái muncho. Pienso que pueda tener poderes máxicos o dalgo asina. Cárgola en brazos y subo con ella pa onde tan los coches. Nesi sitiu nun hai lluz y yá escureció del too. De sópitu faise too un trafuscu pergrande y la piedra garra como vida propia. Empieza a rellumar y tresfórmase nuna calavera de lluz azul qu’abre y pieslla’l quexal mentes me mira. Yo cuerro dica un cuetu que ta cerca y la calavera esnala tres de mio. Cuerro ente los árboles, de nueche, ártome les piernes y sigo sintendo la calavera nel costazu hasta que nun pueo más y caigo.

En suelu siento unos brazos que me garren. Ye mio padre que me lleva al coche. Desplíco-y que salió la calavera esnalando tres de mio y él dizme que nun pasara nada, que la piedra cayó al suelu y asustéme. Mio madre enséñame la piedra, partida al mediu, marrón pela parte fuera y lo de dientro d’un gris azulao con dellos brillos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*