Mezcles bones. Mala Saña coctelería, Uviéu.

Gin Thai Basil Smash, xinebra, albahaca thai y pepinu.
Gin Thai Basil Smash, xinebra, albahaca thai y pepinu.

ALBERTO SUÁREZ
Si fixéramos un análisis de qué ye lo que gusta n’Asturies a la hora tomar copes encontraríamonos con que nos gusta una bona caciplada, un tanganáu de bebida que mezcle alcohol y refrescu. Bien cargao. Como pueblu, somos escesivos pa la comida y pa la vida. Burru grande, ande o nun ande. El clima y la manera de vivir tamién inflúi nos gustos de la xente a la hora d’escoyer bebida. Nun beben lo mesmo los ingleses o los nuevayorquinos que nosostros. Equí la tendencia mayoritaria ye beber vermú enantes de comer y xinebra, qu’ayuda cola fartura, pa depués. Y tampoco tamos al marxe d’una tendencia mundial: consumir bebíes azucaraes a mansalva.

Con esti panorama, p’abrir una coctelería n’Uviéu hai que tener los pies en suelu. Ye difícil que se valore la midida nes combinaciones y los sorbiatos cortos. Saúl Vega y Iván Vázquez tuvieron clara la idea de que, pa poder cuidar tolos detallaes al gustu d’ellos, teníen que dar el pasu de poner una coctelería propia. Y asina nació Mala Saña, en plenu corazón d’Uviéu, ente dos places peatonales (Porlier y Juan XXIII) y en llinia cola zona principal de restaurantes de la ciudá. Con horariu de 4 la tarde hasta zarrar, mezcles con y sin alcohol –pero tamién copes, café, infusiones, aperitivos y vermú– despáchense nun ambiente d’aire inglés, mui frescu, y que d’elitista nun tien nada.

La filosofía del Mala Saña ye: pocos malabares a la hora facer el cóctel, muncha calidá y equilibriu na mezcla y amabilidá a restorcer nel tratu. Cuidar tolos detalles y trabayar muncho, primero de mezclar, pa facer ellos «en casa» tolos ingredientes que sía posible con fruta de temporada y productos frescos. Nel Mala Saña faen ellos los siropes, por exemplu.

Too lo que s’ofrez al públicu en Mala Saña ta cuidao, equilibrao y escoyío con munchu procuru, de manera que, pelos sentíos del olfatu y del gustu, se lleve a la clientela camín d’una vida más sana y feliz, ensin agobios y ensin priesa. Les coses bien feches lleven un mínimo de tiempu, de midida, de precisión.

La carta de cócteles renuévenla cada temporada y nella hai mezcles clásiques que comparten una característica: faense con pocos ingredientes. La xente de Mala Saña enseña la so creatividá cambiando ún d’esos ingredientes del cóctel clásicu pa facelu propiu. Siempre respetando l’equilibriu esencial y la naturaleza orixinaria de los ingredientes. Y siempre siguiendo les enseñances aprendíes del so almiráu maestru: Roberto Valle. Pa facer un cóctel hai que saber midir, respetar l’equilibriu y tener les idees clares. Na casa créense y fáense cócteles cenciellos. Asina consiguen facer clásicos con un elementu diferenciador y con notes mui sutiles.

La coctelería clásica, n’orixe, foi surdiendo de les necesidaes diferentes. Munches veces de la esperimentación o de la casualidá. De manes autodidactes. Por exemplu, Italia foi la cuna de los aperitivos. Nel Malsaña faen ellos el vermú, faen Negroni, y una versión propia del Negroni; el Carabinieri, con vermú colorao y campari pero, en cuenta de xinebra, lleva espluma de cerveza. El Carabinieri –bautizáu nel Mala Saña n’honor a un veceru–, ta inspiráu a la vez nuna variación italiana del Negroni, el Sbagliato (que significa error) o Negroni Sbagliato, que nació de la enquivocación d’un camareru al echa-y vino espumoso en cuenta de xinebra.

Na carta del Mala Saña tamién hai refrescos caseros y sorbiatos con estilu. Cafés, fervinchos y irlandeses. Copes y cócteles: Bramble, Beach Boy Grog, Mojito Diablo Detox, Pisco Sour, Mula torda, Caipirinha…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*