Néstor Villazón, ente la inquisición y la conciencia

Ceniza frío. Foto: Dmums.
Ceniza frío. Foto: Dmums.

HENRIQUE G. FACURIELLA
¿Qué val la conciencia, hasta la vida humana, énte’l mieu a nun cumplir colo que Dios manda? Esta ye una de les preguntes que surden al lleer la obra Como ceniza blanca sobre una hoguera (Trabe, 2017), cola que Néstor Villazón (Xixón, 1982) ganó, nel 2016, el Premiu Asturies Xoven de Testos Teatrales. Nesta pieza, concebida como una obra coral alredor del asesinatu del inquisidor xeneral d’Aragón Pedro Arbués (1441-1485), los personaxes –y, con ellos, l’espectador– vense sometíos al tribunal de la propia conciencia énte la enormidá de les acciones que s’esperen d’ellos.

Como dicía, el contestu históricu ye’l de la conxura que, nos años 80 del sieglu XV, montaron un grupu de xudíos y conversos de la ciudá de Zaragoza p’acabar cola vida del fraile agustín Pedro Arbués, al que Fernando II ‘el Católicu’ punxera al frente de la inquisición nos territorios aragoneses. La persecución de la herexía que fixo ente los conversos del xudaísmu foi tan sangrina que los cabezaleros de la comunidá –ente los que s’alcontraben delles de les mayores fortunes del reinu– alcordaron da-y muerte p’acabar, asina, coles tortures y les fogueres.

Sicasí, la obra de Villazón va más allá del drama históricu y asitia nel terrén del conflictu interior, de l’agonía moral nel sentíu etimolóxicu (del griegu ἀγών, llucha, combate). Nel so planteamientu atópense dos polos, los que representen, per un llau, l’inquisidor Pedro Arbués –pal que cualquier acción ta xustificada cuando se trata de caltener la pureza de la fe–, y, pel otru, los cabezaleros de la conxura –pa los que l’asesinatu ye una salida lexítima si con ello s’acaba cola persecución de los propios–. Pente medies asitien los demás personaxes, ente los que destaquen dos pareyes: per una parte, la que formen los conversos Yannis y Milena, y, per otra, la de los reis Fernando y Isabel. Estes pareyes caracterícense pola dulda, sobre manera nos personaxes de Yannis –al qu’ofrecen participar na conspiración anque él nun les tien toes consigo– y d’Isabel –que siente cómo traiciona la palabra que diera a los xudíos al empezar a reinar cada vez que da un pasu más nel camín de persiguir al distintu–. Pa los primeros, ta en xuegu la integridá física propia y de la familia, mentes qu’enriba de los segundos pesa la responsabilidá d’una unidá ‘nacional’ que munchos quieren qu’abarque non solo lo político, sinón tamién lo relixoso.

Xunto a estes dos pareyes principales alcuéntrase otra que, pa mi, encarna muncho meyor el conflictu moral: la que formen los comisarios del Santu Oficiu. Ellos nun actúen motu proprio, sinón que cumplen órdenes. Sicasí, esto nun evita’l que se planteen si lo que faen ye ético y si’l fin, por grande que sía, xustifica los medios. Lo que pal inquisidor ta claro –«Que penriba de los homes asitia Dios. Que yá hubo un diluviu cuando sintió vergüenza d’ellos. Que ta de la nuestra mano que nun haya dos»–, pa los sos comisarios inclúi matices –«Dalguién tenía que prohibir el tormentu», diz ún; y l’otru respuende: «Nel corazón de tolos homes tenía qu’haber dalgo de compasión»–.

En mediu del elencu, y como’l fiel de la balanza –o, meyor, como’l contrapesu–, alcuéntrase’l personaxe del Falante, que se presenta como un grifón y qu’actúa, en verdá, como voz de la conciencia y cásique abogáu del diablu, al poner a los reis católicos énte la cara de la historia que, en cada casu, nun saben o nun faen por ver. Esti personaxe, cafiante en munchos casos, ye, al final, la voz más clara, más sólida, más ética.

Ún de los mayores aciertos de Néstor Villazón nesti drama polifónicu ye nun dar el camín fechu, sinón plantear l’escenariu y que sía l’espectador –o’l llector– el que llegue a la conclusión que quiera. Villazón ye, nesti sen, moral, non moralista, en fidelidá a la propia historia, que tien un final más abiertu del que se pueda pensar. Que nun hai una salida unívoca demuéstralo’l que, sieglos más tarde de los fechos que se cuenten, la Ilesia católica declarara a Pedro Arbués mártir y santu. Otra de les virtúes de Villazón como autor teatral ye la capacidá de crear una atmósfera namás que col testu y les acotaciones, lo que facilita non solo la tresllación del drama al escenariu sinón tamién la propia llectura y la visualización mental de lo que se cuenta.

Poeta y dramaturgu, Villazón tien publicao más de quince testos teatrales y los poemarios Otra maldita tarde de domingo (Vitruvio, 2012) y Melville en la aduana (LVR, 2011). Les sos obres lleváronse a la escena n’eventos como’l Festival de Teatru Español en Grecia, el Día Mundial del Teatru, el Día del Llibru, el Salón Internacional del Llibru Teatral, el Festival Internacional de Teatru Universitariu, el Maratón de monólogos del Círculu de Belles Artes y el Festival «Con Testo», esti últimu en collaboración col Institutu Cervantes. Los sos testos traduciéronse al griegu, al italianu y al inglés y representáronse en llugares como Corfú, Atenes, Serres y Milán. Como ceniza blanca sobre una hoguera estrenóse’l sábadu 30 de setiembre nel Teatru Xovellanos de Xixón cola compañía La Tejedora de Sueños baxo la dirección de Gemma de Luis.

 

como-ceniza-blanca-sobre-una-hogueraComo ceniza blanca sobre una hoguera 
Néstor Villazón
Trabe, 2017
96 páxines

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*