‘Nunca nun se sabe’: costumismu negru

'Nunca nun se sabe'. Fotografía: Higiénico Papel Teatro.
'Nunca nun se sabe'. Fotografía: Higiénico Papel Teatro.

HENRIQUE G. FACURIELLA
Rosa y Chusa son dos vieyes que viven xuntes. Una d’elles va en siella de ruedes y gústa-y da-y al anís. La otra tien dellos problemes col golor corporal. ¿Quién nun conoz dalguna pareya asina? Un par d’hermanes viudes, dos amigues ensin familia…, too n’orde. Vuelven de los recaos, la de la siella con paragües y la que tira d’ella, con una bolsa del Alcampo na cabeza, nun vaya tener que llavar el pelo al llegar a casa, que yera lo que faltaba, colo poco que ganen de pensión. Pero ún empieza a escamar cuando, del carru los recaos, saquen un hachu como pa valtar un roble. ¿Pa qué demónganos lu quedrán estes paisanes? y Chusa respuende: «Nunca nun se sabe».

Asina empieza la obra Nunca nun se sabe, cola que la compañía Higiénico Papel Teatro abrió’l vienres 3 de payares, nel Teatru FIlarmónica d’Uviéu, el I Festival «Nel Amaro» de teatru profesional n’asturianu y gallego-asturianu. La obra, con testu y dirección de Laura Iglesia –que tamién ta al cargu de la interpretación, xunto con Arantxa Fernández Ramos y Carlos Dávila–, ye una comedia negra con delles pintes marrones que destaca, sobre manera, pola naturalidá del asturianu del que se manden los dos personaxes femeninos y que, sacante delles espresiones, usa formes y golpes que tol mundu sintió a una güela, una tía o una vecina de setenta años p’arriba. Tamién tán mui llograos los rasgos de la personalidá de les dos vieyes, como la picardía, les dobleces o esi llorar tan suave cuando les garren nun renunciu.

Pero ye que los pecaos de Chusa y Rosa nun son poner pingando a la cuñada, arma-yla callandino a la vecina o marchar ensin pagar con un paquete madalenes –que tamién, pos son elles bones–; estes dos paisanes de toquilla y bata son un par de psicokillers de primera que van ver peligrar el negociu por cuenta d’una denuncia del vecindariu polos fedores que salen de so casa. ¿Pero qué ye un inspector de sanidá pa Chusa y Rosa? Home, bah. ¿Habrá dalgo que nun s’arregle col Lexatín?

Toos estos elementos faen de Nunca nun se sabe una pieza pa pasar una hora mui entretenida onde les esaxeraciones –que les hai, como los bailles que se marquen o la escena del afogamientu– tán calculaes pa nun perder el tastu de verosimilitú del diálogu, una conversación onde hasta les referencies a l’actualidá tán bien cosíes. Por esti motivu, ye una pena grande’l personaxe del inspector tal como se desenvuelve nel testu actual. Non solo nun aporta nada fundamental a la trama, sinón que la so presencia ta mui forciada –empezando pol usu del castellanu, dalgo que, a estes altures de creación dramática n’asturianu cuento que tenía que tar superao–. La interpretación de Carlos Dávila, histriónica por demás, tamién contrasta col aire de naturalidá presente hasta entós na obra –un aire que nun perdía nin tan siquier nes situaciones más estravagantes–.

En resume, o se-y da un desarrollu mayor al personaxe del inspector o, pa lo que fai, meyor sacalu, porque quíta-y méritos a una obra a la que-y va perfectu’l calificativu de «costumismu punk» que-y da la compañía na sinopsis.

Nunca nun se sabe
Higiénico Papel Teatro
Teatru Filarmónica, Uviéu
3 de payares del 2017

Dirección y dramaturxa: Laura Iglesia.
Collaboración nel guión: Arantxa Fernández Ramos.
Interpretación: Laura Iglesia, Arantxa Fernández Ramos y Carlos Dávila.
Diseñu d’illuminación: Carlos Dávila.
Escenografía y atrezzo: Josune Cañas.
Asesor llingüísticu: Xuan Fernandi.
Asesor coreográficu: Pablo Dávila.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*