Pedro Fano: naide permanez en tierra firme

Pedro Fano énte'l cuadru «Tu sólo déjate llevar»
Pedro Fano énte'l cuadru «Tu sólo déjate llevar»

HENRIQUE G. FACURIELLA
Astronautes, equilibristes, saltadores… xente colos pies nel aire… en resume, Ingrávidos. Asina se titula la primer esposición individual en cinco años del pintor y ilustrador uviedín Pedro Fano. La muestra pue vese hasta’l sábadu 3 d’avientu na Galería Arancha Osoro (c/ Ventura Rodríguez 6, Uviéu) y inclúi obres feches ente los años 2012 y 2016.

Lo primero que llama l’atención nos cuadros de Fano ye, precisamente, la sensación d’ingravidez de los personaxes, de flotar nun elementu aéreu o, por dicilo meyor, etéreu. Esta sensación de tar suspensos nel espaciu estiéndese inclusive a un cuadru onde’l títulu —Salto de fe– podía facer pensar que’l personaxe cai irremediablemente al vaciu; sicasí, el so protagonista preséntase al observador nuna actitú de serenidá cuasi mística, podía dicise que d’ascensión.

La segunda característica que comparten la mayoría de los cuadros –una escepción ye’l qu’acabamos de mentar– ye que los personaxes nun tán solos, sinón formando pareyes, pareyes d’astronautes que baillen, que s’abracen, qu’intenten trespasar los traxes espaciales nun esfuerciu por tocase, por besase. Tola serie titulada Hasta el final del amor sigue esti mesmu esquema, que nació, según cuenta’l propiu Pedro Fano, d’una conversación col escritor Chus Fernández alredor de la película Solaris y les imáxenes d’astronautes perdíos nel espaciu. «Diome por pensar en cómo sería si, en cuenta d’un solu, tuvieren dos astronautes xuntos pero ensin poder tocase por culpa de los traxes, de les escafandres», comenta Fano.

La mención a Solaris nun ye en baldre, pos los cuadros d’esta esposición tienen toos ellos influencies cinematográfiques —por exemplu, 2001: A Space Odyssey (2001: Una odisea espacial), de Stanley Kubrick—, lliteraries —especialmente el xéneru de ciencia-ficción o el fantásticu, aunque tamién se pue atopar una referencia, seique inconsciente, a El Principín— o del cómic –dalgo que salta a la vista, nel aspectu formal, nos dibuxos de llinia clara–.

Estes referencies tan esplícites al cómic, la lliteratura y el cine tienen muncho que ver cola manera cola que Fano concibe los sos cuadros. Tres d’ellos siempre hai una historia, una narración, un momentu previu y otru posterior a la escena que se plasma nel llenzu o nel papel. «El primer pasu ye pensar la situación, la historia —empieza Fano, al falar del procesu creativu—; depués escríbola, pero non como un rellatu, sinón que s’asemeya más a un guión pola forma de describir la escena; en cuantes tengo esta base escrita, póngome a bocetar, pa lo que faigo una montonera de dibuxos, normalmente, a mano la llinia y col ordenador la parte del color. Nesta fase cuido muncho les proporciones —uso, por exemplu, la sección áurea— pa que la composición resulte harmónica».

El momentu de ponese a pintar el cuadru nun llega hasta nun pasar per toes estes estayes, dalgo a lo que Fano atribúi’l qu’entarde tanto en tener obra nuevo pa esponer. «Enantes nun facía tantu trabayu previu a la hora de pintar», comenta Fano, que defende esta manera más metódica, más pensada de facer. «Esponer de cinco en cinco años tien l’inconveniente de que puen llegar a olvidase de ti, pero niégome a participar de la tendencia actual qu’obliga al públicu a consumir ensin descansu y a los creadores a sacar novedaes continuamente», una idea na qu’afonda cuando señala qu’«hai coses que salen espontáneamente y tán bien, pero si se trabayen, lleguen a ser muncho meyores».

En tránsito (2012), tinta sobre Papel Schoellertm.
En tránsito (2012), tinta sobre Papel Schoellertm.

Esti enfotu nel trabayu y l’esfuerciu arranca dende bien ceo na trayectoria de Fano. Ún de los cuadros que más llamen l’atención ye En tránsito, un dibuxu a tinta sobre papel de formatu grande, onde se recrea con preciosismu l’interior d’una estación del XIX –qu’asemeya a la nuevayorquina Pennsylvania Station–. Nesti escenariu de cristal y fierru, con traces de catedral románica poles naves y les bóvedes, un personaxe de gabardina, botes y maleta na mano –quiciás un Principín yá mozu– empieza un vuelu penriba de les víes y los andenes. Abluca’l detalle del dibuxu, la precisión al recrear l’arquitectura y la eficacia cola que tresmite les sensaciones de volume; y el plasmu ye tovía mayor al saber que los primeros maestros de Fano reconocíen-y la so facilidá pa la pintura, pa manexase col color, pero que-y criticaben la falta de maña pal dibuxu. «Propúnxime, entós, ameyorar la técnica, ser quién a dibuxar bien a fuercia de trabayu, pos el trazu nun ye dalgo que me salga cola naturalidá que-y sal a otra xente», señala.

Pa Fano, «el dibuxu ordena l’espaciu, pero la pintura crea l’espaciu». Esti principiu vese a les clares nos trabayos espuestos na Galería Arancha Osoro. Contemplar una pintura como Encuentros fronterizos, onde un guerreru samurái col so caballu observa cómo avancen hasta él dos astronautes, ye ingresar na realidá que crea’l cuadru, y non solo poles sos dimensiones. La sensación ye d’asistir, en vivo, a una escena de novela fantástica, la saturación de los naranxes y encarnaos produz un efectu d’absorción, de fondura, que cuasi permite al espectador andar físicamente pel terrén d’azules, verdes y moraos que forma’l primer planu. Na consecución d’esti efectu tien muncho que ver la técnica de les veladures, a la manera de los pintores renacentistes italianos; les capes de barnices y aceites –col componente de color precisu– van creando l’atmósfera adecuada pa proporcionar realismu –anque sía un realismu máxicu o oníricu– a la imaxe.

Encuentros fronterizos.
Encuentros fronterizos.

Esta sensación de metese na escena repítese, con una intensidá mayor o menor, según el casu, nes otres pintures de la muestra. Asina, ye imposible nun pensar que se ye’l tercer astronauta —un astronauta ‘voyeur’, tolo hai que dicir– nos cuadros de la serie Hasta el final del amor o’l páxaru que pasa per delantre de la noria y contempla l’alcuentru imposible de los personaxes de Caminando en círculos. Pue dicise, polo tanto, que Fano consigue convertir al espectador de los sos cuadros n’otru ser ingrávidu, nuna figura más qu’intervién nes histories que cuenta y a la que fai participar nun diálogu de xestos y actitúes, cuasi ensin palabres, colos personaxes del llenzu. Porque, como diz el propiu Fano nel testu qu’acompaña a la muestra, «naide permanez en tierra firme».

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*