Seis tiros

ALBERTO SUÁREZ
Podía dicir d’ella que trabaya cola cámara paecío a Cristina García Rodero, o a Ouka Leele o a Annie Leibovitz, pero nun voi dicilo porque véolo mui pasao, mui del sieglu venti, esa manía de poner a unos en comparanza con otros, de falar de daquién polo que se paez a otra. Non. Voi dicir otro. Voi dicir que me gusta lo que fai como me gusta un güevu, un güevu frescu de casa. Sí, el trabayu d’ella ye frescu y ye de casa. Nestos tiempos toos llevamos una cámara de retratar en bolsu y facemos semeyes. Igual que tol mundu ye quién a facer un güevu cocíu. Yo eso nun lo valoro gran cosa. Pero valoro muncho cuando’l güevu nun ta cocíu del too y nun tien la yema secañosa. Valoro muncho cuando conserva tovía la yema tienra, lo xusto, mui poco. Eso tien méritu pa mi. Como lo tienen les semeyes de Silvia Martín. Eso vuélveme llocu, como les fotos d’ella.

Los revolver Colt 45, sí, los qu’usaben los vaqueros americanos y que conocimos toos poles películes, los que teníen el puñu de madera, suelen tener seis cartuchos. Yo decido escoyer de les fotos públiques de Silvia les seis que más me gusten. Son seis tiros ciertos. A dar. Los seis en blanco y negro. Ella quier más blanco y negro. Lluz y formes. Los seis son retratos, el tema más antiguu y difícil de la fotografía. Salen seis muyeres. Son semeyes mui diferentes pero en toes menos una les muyeres quieren defendese coles manes. Ye tan fuerte’l disparu y tan grande l’apuru que les manes actúen. La defensa primaria del ser humanu ye cola voz y coles manes. Delantre del disparu d’una cámara, la voz val de poco. Les manes sí, les manes tapen. Quieren tapar, pero nun son quién. Nun son quién a tapar la guapura conmovedora de les sos dueñes. Seis retratos que me gusten un güevu.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*