Silvia Quesada. Gracia plena

Si s’echa una güeyada a la crítica musical recién, la publicación del primer discu en solitario de Silvia Quesada foi ún de los acontecimientos más cellebraos pola escena musical asturiana. Les sos actuaciones de presentación como solista permitieron al públicu disfrutar la emoción que tresmite la voz d’esta cantante.

Sicasí, estes capacidaes vocales de Silvia Quesada son bien conocíes pa toles persones que la foron siguiendo a lo llargo de la so trayectoria artística, en diferentes grupos, hasta llegar agora a dar el pasu de presentase en solitario como protagonista absoluta, col discu La pena abierta.

Silvia canta y cuenta nel so discu histories, cuasi toes, de temática sentimental, llevantando la voz cuándo dende la decepción o la derrota, cuándo dende la resignación aceptada o la esperanza.

Nos temes que formen el primer trabayu en solitario de Silvia Quesada hai composiciones de Javier Vallina, y lletres d’autores tan importantes como Berta Piñán, Boni Pérez –conocíu lletrista de Los Locos o Felpeyu– o Alfredo González, que firma xunto con Pablo Texón los versos de «La pena abierta», el tema que da nome al discu de Silvia Quesada y col que llegó, en febreru del 2014, a la final del Premiu al Meyor Cantar n’asturianu.

Silvia Quesada ye una cantante y instrumentista con una trayectoria granible a pesar de la so mocedá. Con siete años entra a formar parte de la Banda de Gaites Cántara, cola que grabó cuatro discos. Dende entós, va participar en delles de les formaciones más importantes de la música de raigón asturiana, como’l colectivu Muyeres y los grupos de folk Blima, Los gatos del fornu o Tejedor, onde va poner la voz a tres de los cantares del so últimu discu.

Nos últimos tiempos, Silvia Quesada decide dar un pasu más na so carrera y pon la voz nes manes d’Alfredo González y Sergio Rodríguez pa que-y produzan el que ye’l so primer trabayu como solista: La pena abierta. Ye esti un discu sele, cuasi acústicu, que tien una instrumentación austera pa que nada-y quite protagonismu a les sos cualidaes vocales y a la fuercia narrativa de les lletres. Un discu tan necesesariu como poco habitual nel panorama musical asturianu, fechu con una grandeza qu’impresiona. Una grandeza que naz de la voz de Silvia y de la rotundidá de les lletres que canta. Un discu que xenera emoción verdadera. Un trabayu, en definitiva, equilibráu, ricu y auténticu, d’esos –d’esos pocos–, que llega al corazón.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*