Subir al cielo. Mujeres y hombres, tal como son

Subir al cielo es la primera experiencia en la ficción de la directora Lucía Herrera. Un largometraje producido con el talento, profesionalidad, tiempo y cariño de muchos y el dinero de nadie, que potencia valores como la ecología, la movilidad sostenible o los hábitos de vida saludable mientras indaga en los amores, certezas y búsquedas de sus protagonistas –tres mujeres: Lois, Murias y Deva, con nombres de lugares asturianos–. Personajes que luchan contra la soledad de no encontrar a la persona por la que dejar de seguir buscando.

La película, que fue rodada íntegramente en Asturies, habla «de lo que nos sorprende, lo que buscamos, lo que tenemos, lo que soñamos, lo que perdemos y ganamos. Habla del amor y sus límites, de no renunciar a lo que somos. Habla de resistirse a crecer y hacerse mayores. Y mientras la vida pasa, Lois y Murias aprenden a conducir, a perder y a empezar de nuevo. Recorren su lugar en la historia a través de escaleras sin ascensor y un proyector de Super8. Mian descubre que ama a Lois con desgarro, y Deva que ya no está atrapada. Son retratos de pensamientos, dudas, amores confluentes y libertad. Donde la vida, más que comprenderla, hay que vivirla, escuchar su música, ordenar el caos o simplemente aprender a ser uno mismo. Personajes que intentan escapar de la presión de un tiempo que pasa. Momentos de decisiones irreversibles que nos atan o separan de las convenciones. Donde no deseamos lo fácil, deseamos lo imposible.»

Un personaje muy importante de Subir al cielo es la música, que adquiere una notable relevancia como hilo conductor. La banda sonora de la película incluye canciones de algunas de las formaciones más prestigiosas de la escena indie española, como Love of Lesbian, Nosotrash, La bien querida, Elle Belga o Nacho Vegas.

La última película de Lucía Herera llama también la atención por la novedosa fórmula de producción, que corrió por cuenta de Unión Fílmica, una entidad integrada por profesionales de la industria audiovisual y cinematográfica que nace con vocación de implementar proyectos fílmicos y transmedia a través del talento y la creatividad. La misión de la organización es crear y construir nuevos modelos de cinematografía. Su estrategia se apoya en cinco valores básicos: colaboración, coparticipación, innovación, compromiso medioambiental y sostenibilidad. Subir al cielo es el primer proyecto producido por Unión Fílmica, un largometraje rodado sin financiación externa ni presupuesto propio, gracias a la coparticipación del equipo y la colaboración no monetaria de empresas e instituciones.

Subir al cielo nació con la idea de ser un proyecto innovador basado en las tecnologías de la información y comunicación del siglo XXI. De ahí que su licencia sea Creative Commons+, con el fin de fomentar el acceso a la obra y la creatividad fílmica. Unión Fílmica autoriza el uso no comercial de la obra, y ofrece permisos comerciales de explotación alternativos bajo la licencia Creative Commons Plus.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*