Triloxía de Tora: cuando l’heriedu ye la culpa

Iviernu en Noruega. Foto: Moyan Brenn.
Iviernu en Noruega. Foto: Moyan Brenn.

HENRIQUE G. FACURIELLA
Empecé a lleer El cielo desnudo (El cielu desnudu), el llibru que ciarra la Triloxía de Tora, de Herbjørg Wassmo (Vesterålen, Noruega, 1942), con medrana y temblando, la mesma sensación cola qu’acabara’l volume anterior de la serie: La habitación muda (El cuartu mudu). La historia que Wassmo desenvuelve a lo llargo de la serie qu’empieza con La casa del mirador ciego (La casa de la galería ciega) nun ye pa menos.

Tora, la protagonista, ye una neña marcada dende enantes de nacer polos sos oríxenes: ye fía d’Ingrid, una rapaza d’una isla del norte de Noruega, y d’un soldáu alemán miembru de les tropes d’ocupación nazis. Esti pecáu orixinal va pesar en toles decisiones posteriores d’Ingrid, decisiones –o, más bien, falta d’elles– que van determinar la existencia de la rapacina.

El mieu y el temblor apaecen yá nel primeru de los llibros, al mesmu tiempu que «la peligrosidá», que nun ye otro que la forma como llama Tora al acosu sexual al que la somete Henrik, l’home que ta casáu con so madre. Cada vez qu’a Ingrid-y toca’l turnu de nueche na fábrica de pescáu onde trabaya y Tora queda sola en casa ye inevitable sentir una intranquilidá, un desasosiegu, un temblor y un fríu, que nun pasen hasta que la madre da la vuelta a la llave o empieza a entrar el sol, escasu, pelos ventanos del apartamentu.

La casa onde vive Tora ye un caserón vieyu, que perteneció en tiempos a una familia rica y que se dividió depués en munchos apartamentos, lo que-y valió’l nome del Formigueru. Ehí viven agora les families más humildes del pueblu, que fueron sustituyendo los cristales de la galería –en tiempos, tan elegante– por tables de madera. Cola probitú, la escuridá y el fríu del Formigueru contrasta Bekkejordet, la casa onde viven los tíos de Tora: Rakel, la hermana d’Ingrid, y Simon. Pero’l contraste nun ye solo material, sinón, sobre manera, psicolóxicu: al ablayu que presenta siempre Ingrid, Rakel opón una enerxía y un optimistmu escomanaos; énte’l ser miserable y foscu que ye Henrik, Simon preséntase como un home trabayador, curiosu y arrogante.

La rellación ente Bekkejordet y el Formigueru pue describise como una calma tensa que, dacuando, dilíese en momentos d’asosiegu y convivencia familiar, pero otres veces españa en picos de violencia, como al final del primer llibru. Sicasí, los episodios más tormentosos avecen a dar pasu a époques más serenes y con posibilidaes de medrar, como la qu’abre’l segundu llibru, cuando Tora se ve llibre de la presencia del padrastru y se-y ofrez la posibilidá d’una vida estremada dafechu como estudiante fuera de la isla. Sicasí, esto nun va durar muncho y la vuelta de Henrik a l’acción va traer consecuencies irreversibles a la vida de Tora.

Como comentaba al principiu, esti pelegrinar pela vida empieza marcáu pola ausencia del padre y la busca de dalguién o dalgo qu’exerza la función propia d’esta figura —que-y dea protección, identidá, cariñu…–. Na adolescencia, a esti oxetivu va superponese —dacuando, hasta confundise– la busca –y el mieu a alcontralu– d’un compañeru nel terrén afectivu y sexual. Penriba d’esti procesu va planiar siempre’l páxaru negru de la culpa, del pecáu como heriedu y como riesgu d’acusación y esposición pública.

Na salida d’esti camín llaberínticu va intervenir una de les característiques de la lliteratura nórdica: la presencia d’elementos sobrenaturales o fantásticos; una presencia, sicasí, que s’integra dafechu na historia y resulta siempre verosímil. Nel casu de La triloxía de Tora –una narración, per otra parte, fondamente realista–, esti tipu d’elementos nun apaecen baxo la forma d’elfos, pantasmes o espíritus de la naturaleza, sinón que nacen de la percepción de Tora, del mundu que, necesariamente, tien que crear na so mente pa poder llevantase un día tres d’otru en mediu de les circunstancies que definen la so existencia. El tercer llibru ye’l más ricu en visiones y esperiencies pertenecientes a esti espaciu interior de la rapaza y que, al final, son les que van dar el sentíu más verdaderu a la so peripecia vital.

trilogia_toraTrilogía de Tora
Herbjørg Wassmo
Nørdica Libros
1.040 páxines

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*