Un café p’ayudar nos campos de refuxaos

ISABEL RAMOS Y MELANIA ARIAS
ACoffeeForRefugees naz una nueche que nos planteamos cómo poder ayudar de la meyor forma posible a los refuxaos. Depués de dellos meses collaborando como voluntaries, recoyendo y unviando material d’ayuda –lo q’implicaba tiempu, espaciu d’almacenamientu y munchos recursos pa facelo llegar–, pensemos que la manera más eficaz p’ayudalos yera unviando les donaciones en metálico pa que, yá nel terrén, se tresformaren nes necesidaes qu’había que cubrir en cada momentu y en cada sitiu. Esta crisis fixo que, a cada selmana, la situación fuera mui cambiante, y unviando’l dineru llográbemos llegar a tiempu y poder ayudar xusto colo que se necesitaba: comida, medicamentos, ropa…

La idea foi cenciella: ¿cómo animar a la xente a ayudar? Compartiendo un café ente amigos que, darréu, convertíase n’ayuda. El primer actu qu’organicemos en Madrid, en xineru, foi emocionante: nun día acercáronse más de 400 persones a compartir un café solidariu y, en total, recaudemos más de 700 cafés. Foi especial pa nosotres porque, ensin que nos decatáremos, la iniciativa medrara y yá escapaba del nuestru círculu d’amigos y familiares. Esi día vieno muncha xente a la que nin tan siquier conocíemos pero que taben dispuestos a ayudar.

Una selmana depués, viaxemos a la Xungla, en Calais (Francia), y el viaxe ablayónos. Cómo podemos consentir n’Europa que families, homes, muyeres, neños solos, pudieren vivir ellí neses condiciones a lo llargo de meses… Cómo cruciabes una cai y tabes en Francia y, al volvete, tabes nel infiernu. Esi viaxe marcónos porque, anque nun fuera más qu’un parche pequeñu, queríemos ayudar a meyorar la situación de les persones. Ellí conocimos families, mozos con delles carreres que taben solos a la espera de poder llegar al Reinu Uníu… histories de la so fuxida, de les esperances que teníen de poder vivir un futuru en paz.

Amás de los cafés compartíos en persona, al traviés de la web acoffeeforrefugees.org empezaron a compartise tamién cafés virtuales: un día ún, dos, otru día 20, otru 60…, qu’unviábemos a los campos y a zones n’Europa onde teníemos compañeros que taben ellí como voluntarios: en Lesbos mercaron mochiles, zapatos, plátanos y agua pal viaxe hasta Atenes; n’Idomeni, tiendes, comida, melecines, productos d’hixene, xuguetes, agua; en Calais, una estufa pa la escuela, alimentos, cocines de carbón; n’Alexandria, crema solar, lleche, pañales, toalles… En cada sitiu, lo que se necesitaba. Asina, hasta güei, cuando llevamos compartíos más de 5.000 cafés solidarios.

Control de les donaciones

A poco y a poco, creóse una comunidá de xente que quería ayudar: amigos, voluntarios, cafeteros solidarios… siempre con persones a les que conocemos y que sabemos que’l so compromisu por ayudar ye enorme. Cada vez que s’unvia’l dineru procedente de los cafés solidarios, ellos mándennos fotos y recibos de tol material que se compró. Pa nosotres, ye mui importante tener un control de la trazabilidá de los cafés solidarios que s’unvien al terrén, esto permítenos saber que l’ayuda llega a les persones que realmente lo necesiten.

Son los voluntarios y les ONG’s pequeñes los que fixeron posible qu’esta crisis nun fuera tovía peor. Son ellos los que dedicaron les manes y el tiempu a ayudar.

Coherencia ente trabayu y filosofía de vida

Según la nuestra esperiencia profesional y forma de vivir, según la nuestra filosofía, too tenía sentíu: dedicámonos dende hai años a la comunicación, al diseñu, trabayemos en medios, n’axencies… pero queríemos echar a andar una forma de trabayu acordies col nuestru compromisu social y personal y, en setiembre, nació Melisa Studio: una axencia de comunicación pequeña que tanto ayuda a los clientes nel entornu dixital (diseñu, comunicación, redes) como a facer un poco meyor esti sitiu onde convivimos.

Y, ¿cómo lo facemos? Si podíemos ayudar n’esta crisis humanitaria, ¿por qué non ayudar tamién n’otres causes? Asina nació la iniciativa solidaria ShareACoffeeFor.org: entres na web, escueyes el to proyectu y compartes con él un café solidariu vitual que se convierte, darréu, n’ayuda.

Agora tenemos activos dellos proyectos n’educación, ayuda humanitaria, mediu ambiente, emprendimientu y ayuda a la infancia; en Nepal y Camerún, sirviendo cafés pa reconstruir una escuela y para que los neños pigmeos baka puedan tener un autobús que los lleve a la escuela; convirtiendo cafés nel almuerzu de los neños d’una guardería nún de los barrios más probes d’Etiopía; ayudando a families filipines que lo perdieron too por culpa del tifón Yolanda a tener un mediu de vida pa subsistir, o, n’España, cuidando’l mediu ambiente pa protexer les abeyes.

La nuestra busca de fórmules p’ayudar tamién sigue aumentando: entamemos eventos nuevos onde compartir un café real mui ricu y, asina, poder charrar y conocer a la xente que tuvo nel terrén; al traviés de la collaboración con empreses y comercios pequeños que se sumaron a la iniciativa donando cafés virtuales (o reales) una mañana, y con artistes que donaron obra pa tresformalo n’ayuda.

Como diximos primero, la idea ye cenciella: ¿quién nun toma un café al día? ¿Y si esi café se convierte n’ayuda? Asina, vamos siguir sirviendo cafés solidarios ensin descansu pa poner el nuestru granín (de café) por un mundu meyor.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*