Un viaxe a la posguerra n’Asturies a la lluz de Ruma Barbero

Detalle de la cubierta d'El viaxe a la lluz.
Detalle de la cubierta d'El viaxe a la lluz.

HENRIQUE G. FACURIELLA
Hasta finales de los años 90 o primeros de los 2000, en munches cases d’Asturies, los más vieyos nun s’atrevieron a falar de los del monte, de los fugaos, los grupos que siguieron faciéndo-y la guerra a Franco depués de decretase, oficialmente, la paz en 1939. Dellos echáronse al monte siguiendo la estratexa del Partíu Comunista, otros, porque nun-yos quedó otra salida si nun queríen acabar enfrente d’un pelotón de fusilamientu. A la busca de los fugaos, la brigadilla de la Guardia Civil y el somatén —grupos de civiles armaos que collaboraben coles ‘fuercies del orde’—. Ente unos y otros, la xente del pueblu, qu’intentaba volver al ritmu normal de la vida: el trabayu, casase, llevar la familia alantre, atender pa los vieyos… too ello nun ambiente de mieu onde lo que mandaba yera’l silenciu.

Una palabra fuera de sitiu podía suponer la detención, la tortura nel cuartón y, inclusive, la muerte; sobremanera, yera peligroso falar delantre de los guah.es, pos nun se sabía lo que podíen contar fuera de casa, asina que, dende bien neños, se-yos encamentaba a «oyer, ver y callar». Dellos de los que naciemos nos años 70 y 80, tovía nos criemos con esta canción en casa.

Páxina de la primer parte d'El viaxe a la lluz.
Páxina de la primer parte d’El viaxe a la lluz.

Ruma Barbero oyó y vio pero, esta vez, nun calló. En mayu d’esti añu, Suburbia publicó El viaxe a la lluz, la obra cola que Barbero ganó’l VII Premiu Alfonso Iglesias de Cómic y onde cuenta una historia basada no que sintió contar en casa sobre los últimos milicianos antifranquistes nos montes de Ponga, d’au yera la so familia. Failo con delles llicencies cronolóxiques qu’esplica al final del llibru pero, en conxuntu, ye quién a treslladar esa atmósfera de peligru, opresión física y psicolóxica, y silenciu, en medio de la que vivió tanta xente corriente na Asturies de los años 40 y 50.

Esti ambiente ye palpable, sobre too, na primer parte del llibru, onde, depués d’una especie de prólogu en color, el moráu —nes escenes nocturnes— y l’ocre —nes viñetes que trescurren de día— tinten les páxines como un velu. Esti velu métese pelos güeyos y trescala al alma del llector, que siente la pesadez d’aquel ambiente, onde cualquier xestu, cualquier palabra sospechosa, podía comprometer a la familia entera. Porque nun yera namás la Guardia Civil la qu’andaba de nueche pelos caminos, sinón que cualquier vecín podía, nun momentu dau, convertise nun acusador. Esti mieu a que pase dalgo, esta desconfianza, apodérase del llector cada vez que ve l’actitú cenciella –cásique inocente– y franca de Falo, el protagonista, al rellacionase con dellos vecinos.

Falo representa la bisagra ente dos mundos: el que s’acaba de describir —zarráu, medranosu, sometíu– y el mundu esterior —abiertu, avanzáu, modernu–. El fechu que fai que puea abrise esa puerta ye la vuelta d’un hermanu que marchara había unos años pa México. Depués de conta-yos —a él y a la madre— cómo fuera l’aventura americana, los fondos claros y el color vuelven a les páxines del cómic de la mano de les revistes ilustraes que Tante —l’hermanu– trai d’América.

Páxina de la segunda parte d'El viaxe a la lluz.
Páxina de la segunda parte d’El viaxe a la lluz.

El calter abiertu y bonal de Falo —que yá se viera al agospiar a ún de los fugaos na cabaña que tien en monte— desenvuélvese a partir d’esti momentu gracies a lo que ve nes páxines d’estes revistes, ente les que destaca Mecánica popular. Nestes páxines va descubrir la forma de facer una tabla de surfiar –o «deslizador», como se-y llama nel cómic– y va ponese manes a la obra, una xera pa la qu’embarca al so amigu Chano, col enfotu de poder dir a probala al mar, a Ribesella. El mar ye, como en tantes obres, símbolu de lo que ta más p’allá de la realidá cotidiana, símbolu d’una llibertá que, con venti años como tien Falo, nun hai réxime que puea con ella.

Falo y Cholo consiguen, cola so mocedá y les sos ganes, contaxar d’esta ilusión a cásique tol pueblu, polo menos, a tolos que tienen nes coraes un sitiu pa dalgo que nun sía’l resentimientu –nel casu del sarxentu Abraira– o la necesidá –como la del padre del que ta en monte y el propiu fugáu—. Esti resentimientu y los fechos que salen d’él van volver tiñir d’escuro les páxines del llibru; sicasí, el protagonista, el so collaciu, y, en mayor o menor midida, los sos vecinos, yá empezaron el viaxe a la lluz al riscar l’alba a la vera del Cantábricu.

Ruma Barbero (Somió, Xixón, 1971), ye dibuxante y guionista de cómic, ilustrador, diseñador gráficu, músicu y lletrista. Bien conocíu pola so actividá en dellos grupos folk asturianos —ente los que destaca Felpeyu, onde sigue tocando—, ye tamién ún de los autores de referencia del cómic n’asturianu, con títulos como Manzajú, Premiu Alfonso Iglesias nel 2009; La Chelita, sobre’l procesu de paz n’El Salvador a primeros de los 90 y col que llogró’l Premiu Tertulia Malory al meyor llibru en llingua asturiana del 2013, o Moyando’l culu, una serie de tires cómiques braniegues.

viaxe-lluz-cbEl viaxe a la lluz
Ruma Barbero
Suburbia ediciones
Xixón, 2016
136 páxines

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*