Una foto na recámara

HENRIQUE G. FACURIELLA
¿Qué se faen les cámares de fotos que nun usamos? La mayoría duermen el suañu de los xustos nun caxón de casa, escaecíes o estorbando cada vez que vamos a buscar otra cosa. El fotógrafu y profesor de fotografía Bernardo Franco propúnxose hai dalgo más d’un añu qu’eses máquines de retratar, desfasaes y ensin usu, tuvieren una vida nueva nes manes de neñes y neños d’entornos sociales mui desfavorecíos, convertíes, d’esta miente, de trastos vieyos en re-cámares (cámares otra vuelta). A esta asociación d’idees y palabres respuende’l títulu del proyectu, Una foto en la recámara, del que yá se pudieron ver los primeros resultaos na esposición celebrada na escuela de fotografía EFTI, de Madrid, ente los díes 20 de mayu y 16 de xunu.

L’oxetivu principal col que nació esti proyectu foi’l de averar la fotografía y el reportaxe a neños y mozos de colectivos marxinaos o recursos escasos. Pa poder llogralo, aficionaos a la fotografía y alumnos de la escuela EFTI donaron les cámares que yá nun usaben y Bernardo Franco encargóse de llevales al entornu del llagu Amatitlán, en Guatemala, y al distritu de Chincha Baja, en Perú, pa lo que contó cola collaboración de les ONGs Infancia con Futuro y Educo, que trabayen nestes comunidaes.

Pero, amás de la entrega del material fotográficu a los rapazos y moces participantes, el proyectu consistió en da-yos la formación necesaria pa que pudieren contar, al traviés de la fotografía, cómo veíen ellos el so entornu y, d’esta manera, convertise en reporteros gráficos. Los dieciocho reportaxes que formen esta primer esposición –y que puen vese tamién na páxina web del proyectu: unafotoenlarecamara.com– espeyen bien a les clares qu’esti oxetivu algamóse de sobra.

Hai dellos trabayos que llamen l’atención especialmente pola mirada qu’espeyen, un güeyu pa captar la realidá que paez d’una persona con más edá y, sobre manera, con más esperiencia del oficiu fotográficu. Con too, nun tien qu’estrañar esta madurez si se tien en cuenta qu’una de les máximes de la fotografía documental ye la integración nel entornu, la mirada dende dientro a lo que se retrata, y, nesti casu, naide meyor que los propios habitantes d’estes comunidaes –anque munchos d’ellos nun lleguen nin tan siquier a adolescentes– pa enseñar lo que-yos manca o lo que los emociona.

Nesti sen, son de destacar los reportaxes d’Angelita y Aarón. La primera ye una neña guatemalteca de nueve años qu’escoyó la probitú como tema pal so trabayu. Les sos semeyes son un repertoriu d’infraviviendes, feches colos materiales que teníen a mano –bloques de formigón, techos de prefabricao, verxes de fierro, troncos, puertes vieyes…– onde nun se ve un alma, quiciás escondíes tres d’esos tablones que tabiquen los vanos de les ventanes. Nel casu d’Aaron, un rapaz peruanu d’once años, l’ánimu de denuncia ye seique más claru, pos trata sobre la contaminación presente nel espaciu onde vive. Una contaminación que se materializa, principalmente, nos vertederos incontrolaos –que transiten tanto los neños como los animales de casa– pero tamién nes agües residuales que van a dar, ensin procesu de depuración nengún, al llagu que ta al pie del barriu.

Sicasí, non tolos reportaxes espeyen el llau más negativu de les comunidaes que retraten, inclusive hai dalgunos que s’enfoten n’enseñar les coses guapes que se puen ver na redolada con un puntu de vista dignu d’una revista de viaxes. Ye’l casu de Yulisa, de dieciséis años, que tituló’l so trabayu como Lo bonito de Amatitlán, y onde se puen ver imáxenes de les barques amarraes nos cais del llagu; la plaza de la ilesia, d’estilu colonial, o la silueta d’unes palmeres recortaes en negro contra unes nubes tiñíes de fuebu naranxa.

Otres fotografíes que llamen l’atención son les de Kristel, d’once años y residente na comunidá de Chincha Baxa. El tema que toca ye la ilesia y la mirada cola que retrata les ceremonies y ritos relixosos recuerda –salvando toles distancies– a la de la española Cristina García Rodero.

Esti bon aprovechamientu de la formación inicial y los recursos puestos a la mano de los participantes espliquen que’l trabayu de Bernardo Franco y les ONGs que collaboren nel proyectu nun quede nestos primeros pasos, sinon que va dase siguimientu al llabor pentemedies de la formación continua al cargu de voluntarios especializaos. Esto va permitir que los mozos y moces puedan desenvolver una carrera profesional nel campu de la fotografía. Por esti motivu, les cámares que se donaron van quedar nes instalaciones de les ONGs pa que puedan siguir usándoles.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*