Una mirada nueva al ‘Liber Testamentorum’

Detalle de la obra ‘Novum Testamentum Asturiense’.

HENRIQUE G. FACURIELLA
De la llectura –reiterada– del catálogu de la esposición Orígenes, aquella qu’agospió la catedral d’Uviéu en 1993, viénenme dos de los apasionamientos más duraderos de la mio vida: el ritu hispano-mozárabe y el Liber Testamentorum Ecclesiæ Ovetensis (Llibru de los Testamentos de la Ilesia d’Uviéu). Naquel volume namás qu’había unes poques miniatures de toles que guarda’l cartulariu uviedín pero fueron abondes pa faceme buscar más n’otres ediciones y pa llevame a lleer artículos y monografíes sobre l’obispu Pelayo d’Uviéu y la so obra. D’aquella guardo tovía una carpeta coles fotocopies a color que fui faciendo de les reproducciones que diba atopando peles biblioteques.

Como toles pasiones, la mía pol Libru de los Testamentos nun tien esplicación racional, simplemente, vilu y quedé prendáu d’él, y hasta tuvi tentáu, hai un tiempu, de faceme cola reproducción facsimilar que fixera l’editor M. Moleiro. Por esti motivu, prestóme enforma que la Universidá d’Uviéu-y dedicara al códice la esposición Testamentum, que se pue ver, hasta’l 5 d’agostu, nel edificiu históricu de la institución académica.

La muestra comisarióla un grupu d’estudiantes del grau n’Historia del Arte de la Universidá d’Uviéu baxo la coordinación de la profesora Ana María Fernández y tien un enfoque divulgativu, dalgo mui acertao poles feches que se desenvuelve. Munchos de los turistes qu’estos díes visiten la ciudá marcharon d’ella sabiendo que la catedral d’Uviéu agospia una de les xoyes de la miniatura medieval europea, dalgo que nun ta nada mal pa un país, como Asturies, que nun ye precisamente’l meyor a la hora de dar a valir el so patrimoniu.

Un llibru pa defender la diócesis d’Uviéu

Los últimos años del sieglu XI y los primeros del XII son décades d’inestabilidá y cambios nos reinos de Llión y Castiella, cambios qu’afecten tanto a la vida relixosa como civil del qu’entós yera l’estáu cristianu más importante de la península Ibérica. Asina, nel 1080, el rei Alfonso VI decreta, nel conciliu de Burgos, l’abolición del ritu hispanu nos sos reinos y la implantación, en cuenta d’aquel, del ritu romanu-francu. Cinco años más tarde, el mesmu monarca conquista a los musulmanes la ciudá de Toledo, la vieya capital del reinu visigodu, dalgo que va poner en peligru los privilexos que, hasta entós, disfrutaba la sé episcopal asturiana –ente ellos, el de nun depender de nengún arzobispu, sinón directamente del Papa–.

Facsímil del ‘Liber Testamentorum’.
Facsímil del ‘Liber Testamentorum’.

Nesta dómina, na cátedra d’Uviéu siéntase l’obispu Pelayo, que va ver cómo’l primer arzobispu de la Toledo reconquistada, Bernardo de Cluny, va intentar, per tolos medios, que la diócesis uviedina quede amarrada a la metrópoli toledana. L’empeñu por echar abaxo estos planes de Bernardo de Cluny –y, de pasu, los de otres ses arzobispales, como Braga, Burgos o la recién creada de Compostela– de facese col control d’Uviéu, ye lo que va llevar a Pelayo a mandar recoyer, nun llibru nuevu y decoráu ricamente, tolos privilexos y donaciones (testamenta) que reis y papes fueron concediendo a la sé episcopal d’Uviéu dende la so creación en tiempos d’Alfonso II el castu.

En cuantes a la fecha de composición del códice, los estudiosos planteen dos posibilidaes: ente 1109 y 1122 –coincidiendo col ascensu al tronu llionés de la reina Urraca– o ente 1121 y 1123. Polo que toca al conteníu, la historiografía contemporánea vien acusando al obispu Pelayo d’inventar la mayoría de los privilexos que recueye nel Liber Testamentorum, sicasí, tal como s’esplica na esposición, «les modificaciones yeren frecuentes tanto nes cróniques como nos cartularios medievales, polo que, a la hora de buscar una serie de documentos que probaren la primacía de la ilesia asturiana, l’obispu basóse en fontes yá corruptes». Sía como fuere, el trabayu del obispu Pelayo valió pa garantizar la independencia d’Uviéu de cualquier otra sé –nun siendo Roma– hasta 1851, cuando pasa a formar parte de la provincia eclesiástica de Santiago.

La xoya de los cartularios medievales
Miniatura del testamentu d’Ordoño II y Taresa, onde se pue ver al obispu celebrando misa asistíu d'un diáconu (derecha) y un subdiáconu (esquierda).
Miniatura del testamentu d’Ordoño II y Taresa, onde se pue ver al obispu celebrando misa asistíu d’un diáconu (derecha) y un subdiáconu (esquierda).

Sicasí, lo que más llama güei l’atención cuando se contempla’l Llibru de los Testamentos nun son tanto los documentos que se copiaron nél como la decoración que los acompaña. Asina, cada donación encabézala una miniatura a páxina completa onde se representa al rei (y, na mayoría de los casos, tamién a la reina) que la concedió entregando’l documentu (identificáu cola palabra «testamentum») al obispu. Les imáxenes que se conserven anguaño son les que correspuenden a les mandes d’Alfonso II, Ordoño I y Mummadima, Alfonso III y Ximena, Ordoño II y Taresa, Favila y Numilo, Vermudo II y Elvira, y Alfonso V y Elvira. Nun llegaron hasta l’actualidá les de Ramiro III, Fernando I y Alfonso VI, anque d’estos dos últimos, quedó una impronta na páxina opuesta que, gracies a delles técniques de fotografía dixital, foi abondo pa poder reconstruir, hai unos años, parte de la imaxe.

En cuantes al estilu, les miniatures del Liber Testamentorum suponen una evolución si se comparen coles de los beatos del sieglu anterior (por exemplu, el de Fernando I y doña Sancha): los colores son más suaves y el tratamientu de les teles (mantos, túniques, casulles…) aseméyase al de delles escultures romániques. La mayoría de les figures enmárquense n’arcos de mediu puntu, estructures que puen adoptar la forma d’animales (son muy representativos d’esto los lleones que faen de columna nel arcu qu’enmarca al arzobispu Adolfo) o tar adornaos con cortines y motivos vexetales.

La miniatura d’Alfonso II: ¿una representación del complexu episcopal uviedín?

La cantidá de detalles qu’ufre cada miniatura –dende l’estilu de les vestidures, los atributos que porten, la posición de los personaxes o la propia escena representada (hai hasta una función litúrxica)– daría pa más d’una tesis doctoral, y nun ye’l casu de metese equí a ello; sicasí, hai una ilustración que, pola so importancia simbólica, amerita un comentariu más posáu: ye la qu’encabeza’l testamentu d’Alfonso II. Esta miniatura ruempe l’esquema de les otres dedicaes a los monarques asturianos y llioneses: asina, el rei nun se representa nel momentu d’entrega-y el documentu al xerarca eclesiásticu, sinón arodiyáu, n’adoración del Salvador, dibuxáu na parte superior de la páxina.

La mayoría de los estudiosos ven nesta metá superior la representación de l’Arca Santa, que, cuasi al tiempu de la composición del Liber Testamentorum, diba recubrise de plata por orde de la reina Urraca. Y ye verdá que la cara frontal de la cubierta del arca de les reliquies muestra una escena mui asemeyada a la de la páxina del códice del obispu Pelayo: Cristu Pantocrátor nel mediu, arodiáu del tetramorfos (los símbolos de los cuatro evanxelistes) y, a los llaos, los 12 apóstoles enmarcaos n’arcos de mediu puntu. Sicasí, al echar un vistazu a la páxina entera, la disposición de les demás figures muestra un conxuntu que recuerda al complexu de templos episcopales d’Uviéu.

Miniatura d'Alfonso II y planu cola situación de los edificios del conxuntu episcopal d'Uviéu.
Miniatura d’Alfonso II y planu cola situación de los edificios del conxuntu episcopal d’Uviéu.

Arriba, nel mediu, alcuéntrase Cristu arrodiáu de los doce apóstoles; debaxo, a la esquierda, la imaxe de la Virxe, santa María; debaxo, a la derecha, ta dibuxáu l’arcánxel san Miguel, y, en mediu de los dos santos, el rei Alfonso II col armiger regis (el que lleva les armes del rei). Si se mira un planu de les ilesies que mandó llevantar Alfonso II y que, nel sieglu XII, formaben parte del conxuntu episcopal uviedín, atópase la mesma disposición: nel centru, y orientada al este, la basílica del Salvador colos altares dedicaos a los doce apóstoles; al norte d’ella, la ilesia de santa María (conocida anguaño como «del rei castu»), y, al sur, la capiya de san Miguel (o Cámara Santa, onde se guardaba’l tesoru y les reliquies de la ilesia d’Uviéu). Y tovía pue dase un pasu más y ver, nel armiger regis, una representación de san Tiso, al que la tradición identifica con un soldáu.

Arte contemporáneu colos personaxes del Liber Testamentorum

La esposición Testamentum nun queda namás que na esplicación de la historia medieval asturiana, sinón que foi ocasión pa que cuatro artistes contemporáneos volvieren la vista al Llibru de los Testamentos y recuperaren los personaxes qu’apaecen nes miniatures como motivos principales d’obres d’anguaño. Asina, nel mediu de la sala, pue vese la escultura Novum Testamentum Asturiense, de José Antonio García Prieto ‘Longuera’, onde un cuélebre cuida dende lo alto a cuatro personaxes civiles, relixosos y alegóricos que sostienen los símbolos de la monarquía y la ilesia asturianes. Pela so parte, Emilio Freire ye l’autor d’una litografía titulada Obispu Pelayo pero que, en verdá, ta basada na miniatura que representa al obispu Martín.

Más irreverentes son les otres dos pieces de la esposición, sobre manera la titulada Todo ye un Antroxu, d’Enrique Maojo, y onde los personaxes usen los atributos episcopales y reales a la manera de mazcaritos, nun desfile onde nes carteles recen mensaxes como «Omnia suffer populus simplex (El pueblu simple ye’l que tolo sufre)» o «Meretricibus dantur privilegia (Danse privilexos a les putes)». La última obra ye la pintura Jam, Jim y el otro, onde los personaxes del códice uviedín avérense a la estética más apocalíptica y cósmica de los beatos, con dos atlantes a la manera d’acróbates faciendo equilibrios nel cosmos y un tercer personaxe, d’aspectu siniestru, amatagáu nuna esquina.

En conxuntu, la esposición ufre una mirada fresca y nueva a una de les pieces más importantes del patrimoniu históricu y cultural asturianu y que bien merez que se conoza tanto dientro del país como fuera de les sos llendes.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*