VII Xunta d’Escritores Asturianos: promesa de futuru

Participantes na mesa de debate «Miraes nueves»: José Luis Rendueles, Solinca Turbón, Alejandro Fernández-Osorio, Aida Escudero, Diego Solís y Raquel F. Menéndez.
Participantes na mesa de debate «Miraes nueves»: José Luis Rendueles, Solinca Turbón, Alejandro Fernández-Osorio, Aida Escudero, Diego Solís y Raquel F. Menéndez.

HENRIQUE G. FACURIELLA
Esther Prieto citaba na primer mesa redonda de la VII Xunta d’Escritores Asturianos (Villaviciosa, 28 y 29 d’ochobre) el versu «El futuro ya está aquí» del tema de Radio Futura «Enamorado de la moda juvenil», una espresión que, na mayoría de los casos ye retórica pero que, aplicada a esti alcuentru, resultó ser profética. Facíense trenta años dende la primer xunta d’escritores (Villamayor, 1987) y trece dende la más recién, la de Llanes del 2004, un plazu tan xenerosu como pa que, nesti tiempu, s’añadiera a la lliteratura una xeneración entera d’escritores nuevos (y uso’l términu «xeneración» nun sentíu puramente cronolóxicu). Esta oportunidá supo vela bien la organización, con Vanessa Gutiérrez como coordinadora, y, del númberu total d’escritores convidaos, la metá, guapamente, nun tuviera en nenguna de les seis ediciones anteriores.

Pero’l criteriu cuantitativu nun ye abondo pa esplicar el carácter proféticu de la cita d’Esther Prieto; tolo contrario, podía quedar nuna constatación de la foto qu’ufría, a les diez y media de la mañana, el patiu de butaques del Teatru Riera de La Villa, o una paráfrasis de la propia mesa redonda onde intervenía: «Y si’l futuru ye güei». El versu de Radio Futura foi proféticu porque, a lo llargo del día y mediu que duró la xunta, el tonu marcáronlu les intervenciones de los escritores más nuevos, dalgo que se vio, especialmente, en dos momentos clave: na segunda mesa del sábadu, «Miraes nueves», y na presentación-recital del númberu especial de la revista Formientu que se fixo pela nueche. Pero ye meyor dir pasu ente pasu.

La Xunta d’Escritores empezó faciendo memoria, al traviés del testimoniu de dellos de los sos protagonistes, del camín recorríu hasta anguaño dende aquel alcuentru fundacional de Villamayor de 1897 –cuando s’alcontraron dos xeneraciones (les llamaes Primera y Segunda Xeneración del Surdimientu), que s’estremaben non solo pola edá, sinón tamién pola concepción y el fin de la lliteratura n’asturianu– hasta la de Llanes del 2004, que se planteó como un homenaxe a los autores de la primer xeneración (aquel añu celebrábense los 30 años de la fundación de Conceyu Bable, d’au diben salir los nomes más conocíos d’aquella primer promoción) y que, en realidá, foi una constatación y reconocimientu del llabor de los autores de la segunda xeneración na construcción d’una lliteratura asturiana y del asturianu como llingua lliteraria. Aquellos escritores que yeren tan nuevos en 1987 (Berta Piñán, Xuan Bello, Antón García, Miguel Rojo, Xilberto Llano, Lourdes Álvarez…), foron quién a ello gracies, ente otros factores, a la busca de referentes estilísticos fuera de les llendes, tan estreches entós, de la tradición lliteraria asturiana.

Na primer mesa redonda, formada por escritores d’aquelles dos primeres xeneraciones (Xuan Xosé Sánchez Vicente, Esther Prieto, Marta Mori, Xilberto Llano y Milio Rodríguez Cueto), sacáronse les dificultaes qu’enfrentó y sigue enfrentando la lliteratura escrita n’asturianu a la hora de llegar a la sociedá. Rodríguez Cueto, dende la so perspectiva como editor y docente, señalaba que la falta d’un públicu llector nun ye un mal esclusivu del asturianu y que, en xeneral, cada vez se llee menos. «La lliteratura va camín de convertise nuna actividá aristocrática –non de sangre, sinon voluntaria– pero, al fin y al cabu, de minoríes», lo que, pa él, significaba que la lliteratura nun diba representar nun futuru nengún tipu d’oportunidá económica. A esta proposición opúnxose la editora de Trabe, Esther Prieto, que defendía que la so esperiencia personal mostrába-y qu’anguaño lleíase muncho más qu’en xeneraciones pasaes –cuando muncha xente tenía un accesu mui reducíu a los llibros y, nuna cantidá grandísima de casos, yera hasta analfabeto–, mentes que la xente más mozo fala y llee hasta n’idiomes que los de la so quinta nun conocíen. Pa Prieto, lo qu’asocede cola lliteratura n’asturianu ye «un problema de visibilidá» de los autores, una dificultá a la que Marta Mori, vicepresidenta de l’Academia de la Llingua Asturiana, amestó «la situación de diglosia» onde sigue viviendo anguaño l’idioma, y ello «a pesar del procesu d’escolarización y de la calidá de la lliteratura que se fai n’asturianu».

La mesa redonda siguiente, dedicada a los autores más nuevos, nacíos a partir de 1980, vieno a romper y a contestar un discursu que corría’l riesgu de cayer nel derrotismu. Solinca Turbón, Alejandro Fernández-Osorio, Aida Escudero, Diego Solís y Raquel F. Menéndez defendieron con palabres sabies y firmes la so vocación d’escribir n’asturianu superando dicotomíes y, asina, por exemplu, nun vieron necesidá nenguna de «matar al padre», quier dicise, d’establecer una distancia esplícita colos autores de la xeneración anterior, tal como los retó’l moderador, José Luis Rendueles. Pero si los «padres» fixeron d’ellos –al traviés, principalmente, de la traducción al asturianu– les voces lliteraries (clásiques o contemporánees) de la so redolada –especialmente la portuguesa, la catalana, la italiana, la inglesa o la francesa–, la existencia d’internet da-yos a estos autores más nuevos la posibilidá de conocer la lliteratura que se ta faciendo agora en cualquier parte del mundu y incorporar esos discursos a la so propia escritura. Al mesmu tiempu, esta apertura ye un camín de dos direcciones y internet, una canal pela que difundir la so creación lliteraria y que fai menos imprescindible que n’otres époques la necesidá de llevar a imprenta los sos testos.

Otra característica d’esta xeneración qu’espunta nel paisaxe lliterariu asturianu ye la frescura y, si se permite la espresión, un ciertu descaru pa facer y pa dicir. Nun se ve nellos esi respetu cuasi reverencial que los que somos un poco mayores qu’ellos teníemos polos escritores que nos precedieren. Lleéronlos, sí; reconocen y agradecen l’oficiu qu’aprendieron gracies a eses llectures, sí; pero nin los ponen nun altar nin tienen problema nengún en contesta-yos si fai falta. Amás, asumen la norma llingüística como dalgo propio y ello permíte-yos centrase na creación lliteraria y non tanto na construcción d’un idioma –anque, necesariamente, al escribir tean influyendo na llingua que s’use nel futuru–.

Falen de too y falen como-yos da la gana, hasta cola performance y l’humor intelixente, dalgo que nun yera ayeno del too a la lliteratura asturiana –piénsese, si non, en Dolfo Camilo Díaz y en delles esperiencies que protagonizó nos años 80– pero sí, hasta agora, minoritario. Nesti sen, aprecié un rasgu xeneracional fuerte nel tratamientu humorísticu de dellos temes que, nes décades anteriores, supunxeron munches páxines d’argumentación intelectual. Asina, l’amenaza a la unidá de la llingua que supunxo’l movimientu de «los bables» y que persones como Ramón de Andrés enfrentaron –sabia y necesariamente– coles armes del métodu científicu, Hortensia (trasuntu del poeta xixonés Illán Pereda, nacíu en 1986) failo llevando aquel planteamientu al esperpentu y revelando, d’esta manera, lo absurdo d’aquelles posiciones contraries a la existencia mesma del asturianu como idioma. Amás, dellos d’estos autores vienen del fenómenu de les timbes poétiques y son mui conscientes de la fuercia que la oralidá –y hasta la teatralidá– aporta al testu, lo que nun ta reñío con nengún tema –nin tan siquier colos más íntimos y llíricos–. Y esto llega al públicu, a un públicu que quiciás-y cueste lleer un llibru, pero que disfruta de los sos versos cuando-y lleguen nuna de les sesiones qu’organiza, por exemplu, Diego Solís (ún de los cofundadores del colectivu Fame Poétika).

Problemes y propuestes de solución

Esti tonu optimista qu’aportaron los autores más nuevos nun tuvo reñíu, sicasí, col tratamientu de los problemes que, tovía anguaño, arrastra la lliteratura n’asturianu y en gallego-asturianu, pero pémeque-y dio un aire más abiertu y constructivu a esta xera y non el tonu melancólicu y fatalista col que se suelen afrontar estos temes. Una de les meses más productives a la hora d’esponer la situación y plantear propuestes foi la dedicada a la lliteratura infantil y xuvenil, onde se destacó, per un llau, la producción editorial tan grande qu’hai (comentaron que se tán editando ente 30 y 40 llibros al añu destinaos a neños y xente mozo) pero tamién el déficit d’obres pa rapacinos d’ente 8 y 12 años. Nesti sen, los participantes apuntaron a una esperiencia que dio n’éxitu hai yá dellos años, y que foi’l conveniu cola editorial SM pa publicar n’asturianu dellos de les obres clásiques del so catálogu. Otru contraste nesti campu editorial, tan importante pa la formación de llectores, ye que, al tiempu que destacaron el nivel tan bonu d’edición y ilustración al que se llegó nos últimos años, nes biblioteques públiques resulta mui difícil atopar estes novedaes, polo qu’encamentaron a l’Alministración pa que fixera llegar a la rede de biblioteques municipales una cantidá curiosa de novedaes cada añu.

Nesti capítulu d’análisis de la situación y propuestes de solución, Xuan Bello volvió proponer la creación de la Institución de les Lletres Asturianes, un organismu que tenga’l mandáu de promocionar les obres y los autores n’asturianu tanto nel interior del país como nel esterior, sobre manera en feries editoriales internacionales y afalando la traducción de llibros a otros idiomes. Sobre la traducción tamién se propunxo la creación d’una escuela de traductores o dalgún programa de formación asemeyáu, seique na Universidá d’Uviéu, cola fin de formar profesionales, tanto asturianos como falantes d’otros idiomes pa que los primeros puedan facer traducciones al asturianu de calidá y que los segundos conozan abondo l’asturianu y el gallego asturianu como pa poder traducir los llibros d’equí a les sos llingües.

Sobre la promoción esterior de la lliteratura asturiana, foi mui interesante l’aportación del profesor portugués José Rui Teixeira (Universidá Católica Portuguesa d’Oporto), que, depués de confesase desconocedor de la lliteratura tan rica y de tanta calidá que se taba faciendo n’asturianu, amosó la voluntá de facer los esfuercios necesarios pa dala a conocer nel país vecín, y señaló, nesti sen, la importancia de los estudios académicos sobre les obres y los autores asturianos. Foi tamién llamativu’l so «cargu de conciencia» por nun reparar primero na lliteratura asturiana al saber que les obres en portugués representaben la proporción más importante ente los llibros traducíos al asturianu. Otra de les sos compañeres de mesa, la valenciana Anna Moner, respondió a la problemática apuntada nun coloquiu anterior, sobre la crisis de la novela, defendiendo la existencia d’un circuitu de premios de novela «con una dotación mui mui digna» cola fin de que los autores asturianos pudieren dedicar dos o tres años a escribir sabiendo que’l so trabayu podía tener una rentabilidá económica.

Depués d’unos años onde paecía qu’asitiaren pa nun marchar el desánimu y la inercia regresiva que producieron una serie de fechos oxetivamente negativos pal asturianu (apuntóse’l zarru de llibreríes especializaes, la fin del selmanariu Les Noticies, la merma na dotación económica de les subvenciones y los premios, o l’ausencia d’una campaña efectiva de promoción de la llectura, ente otros), esta xunta d’escritores valió non sólo p’alcontrase y falar posao depués de trece años, sinón tamién pa xubir la moral y garrar ánimos a la hora d’encarar tola xera que queda per delantre. Personalmente, y nesti sen, a mi valióme de muncho saber qu’hai tanta xente mozo escribiendo n’asturianu d’una manera tan sana y tan ensin prexuicios, una xeneración de la qu’agora nun vemos más que’l niciu pero que, con constancia y trabayu serio, toi convencíu de que nos va dar allegríes mui grandes.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*