Weegee: lo que pa ti ye anormal pa mi ye normal

Llibru de Weegee na esposición.
Llibru de Weegee na esposición.

Arthur H. Felling, nació no qu’agora ye Ucrania cuasi al empezar el sieglu XX, nel 1899, y morrió en Nueva York nel 1968. Foi un reporteru gráficu que trabayó pa periódicos, revistes y axencies de noticies. Punxéron-y d’alcuñu «Weegee» a cuentu la «güiḥa», esa manera de comunicase colos muertos. De la qu’empezó, fixo les fotos de munchos de los crímenes, incendios y demás situaciones que daben alarma a la sociedá nuevayorquina. Cola fuercia que tenía querer ver nos periódicos les cares de los asesinos, los muertos, les llaceries de los vecinos…, el trabayu de Weegee destacaba y fíxose famosu porque cásique la semeya contaba tola historia, o contaba otra diferente a la real –porque narración y impactu había–.

Vivió dellos años pa esti tipu de trabayu fotográficu pa la prensa. Él tenía mano pa retratar les situaciones captando siempre información (xestos, lletreros, xuegos de miraes o de palabres, etc.) que daben a la semeya un toque mui cinematográficu. Como se diz siempre, la realidá gana a la ficción. Pa trabayar, diba mui bien preparáu, yera mui rápidu y sabiu disparando, captaba situaciones mui dramátiques, cuándo tamién ridícules, cuándo de mal gustu. Nesos años, tenía la radio’l coche conectada a la de la policía –que siempre combayó con él– y llegaba’l primeru a onde se cometieren los crímenes o se producieren les desgracies. Daquella, sobre los años 40, vivió metíu en coche,onde carretaba tol equipu, tenía la oficina, el llaboratoriu y hasta’l vestuariu. Les imaxes d’esta etapa son dalgunes mui negres y mui tristes. Vese muerte y vese’l dolor de los que pierden.

Semeyes de Weegee na esposición de la Sala SabadellHerrero d'Uviéu.
Semeyes de Weegee na esposición de la Sala SabadellHerrero d’Uviéu.

Depués cansó d’esi xéneru fotográficu y, coles facilidaes que-y dio la fama, empezó a facer semeyes pa revistes de moda y espectáculos, tuvo pa Hollywood y empezó a publicar llibros. Yera famosu, nun pagaba nos bares y podía facer lo que quería. Y fíxolo: retratar la cara b de la vida americana, lo qu’hai enfrente de la familia de clase media, tan publicitaria ella y tan acartonada.

Dedicóse a disparar a gustu d’él pa captar xente que nun yeren famosos pero que nun yeren nada corrientes. Y empezó a facer un retratu tremendu de parte de la sociedá americana, de toos esos momentos de persones que s’estremaben de la mayoría. Cualquiera podía cayer na tentación de llamar a los retrataos «galería de mostruos» namás que por ser especiales o por tener vides o profesiones menos comunes, menos valoraes, o igual por vivir ensin tar pendientes de lo que diben dicir d’ellos. Mirándolo bien, nun hai cosa más mostruosa que la uniformidá y la castración de la personalidá que faen los sistemes (sociales, políticos, culturales, económicos, relixosos, etc).

Weegge retrató la llibertá del pueblu americanu un día cualquiera. Y los contrastes y bailles d’imaxes ente la llibertá de riíse unos al so aire, de querese otros, de vistir caún como-y peta. Asina, armó un mural bien grande con baillarines, bebedores de cerveza, asistentes a la ópera, predicadores, pareyes que se besaben, homes tresvestíos, repartidores… y hasta con media Nueva York nuna semeya na playa de Coney Island, nun testimoniu tremendu de lo terrible que puede ser vivir nuna ciudá tan poblao. Una imaxe de la ciudá que nun sal nes películes. La masa, el pueblu, una invasión.

Weegge retrató xente que pue paecer anormal pero que, pa él, yera normal. Nun tienen nada d’anormal les vides que salen de lo común, les profesiones o les espresiones de la personalidá que se manifiesten de manera diferente a la qu’impón el rebañu. Retrató tamién xente famoso pero nes semeyes xuega con ellos y salen deformaos. Esi tratamientu puede vese como un posicionamientu firme sobre la fama y la notoriedá y sobre los retratos icónicos de la industria cultural y los medios de comunicación. Demostró más interés por documentar esa rapaza negra que ta col neñu en cuello de nueche ensin tener pa ónde dir qu’a Marylin.

Agora, cien semeyes de Weegee tan espuestes n’Uviéu, na Sala del Banco SabadellHerrero, hasta’l 4 de marzu del 2018. La muestra tamién enseña los llibros que publicó y dalgunos fragmentos de testos qu’escribió a cuenta l’oficiu de fotógrafu, la creatividá y el posicionamientu d’él delantre y detrás de la cámara.

Los amos de les semeyes de la esposición –qu’enseña cien de les doscientes ochenta que tienen ellos de Weegee– son Michel y Michèl Auer, los mayores coleccionistes privaos de fotos de Suiza y de los más importantes d’Europa. Los fondos que tienen van del añu 1839 hasta anguaño; en total, más de 50.000 semeyes, a lo qu’hai que sumar 500 cámares y cerca de 24.000 llibros.

Weegee by Weegee
Colección M+M Auer
Sala d’esposiciones SabadellHerrero
Hasta’l 4 de marzu del 2018

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*