Ciudaes que meten mieu retrataes en color de rosa por Peter Stewart

Fotografía de Peter Stewart.
Fotografía de Peter Stewart.

Peter Stewart considérase un artista modernu, que ruempe moldes dientro de la fotografía de viaxes coles imaxes conceptuales que saca. Stewart, que ye nacíu n’Australia –aunque vivió la mayor parte del tiempu n’Inglaterra–, ye un profesional qu’aprendió él sólu y que, dende hai poco más de diez años, anda pel sur d’Asia retratando les megaciudaes enormes d’esa parte del mundu.

Peter tien pasión por facer semeyes que dan a la arquitectura un aire hiperreal, y llámen-y muncho pa retratar los patrones repetíos que les formes de los edificionos altísimos faen. El trabayu d’él retocando les semeyes nel ordenador col Photoshop convierte les urbes enormes en sitios de fantasía: n’animaciones de videoxuegos. Sí, les fotos de Peter tienen muncho de verdá y otro tanto de trampa. Los colores saturaos y les testures de los fondos son mentira. Pero ye quién a engañanos. Convién andar bien tolos apartaos de la páxina web d’esti artista pa ver l’antes y el depués de les fotos espectaculares qu’enseña.

Queremos vivir nun mundu tan publicitariu, tan de color de rosa, con tantes coses precioses que tragamos por reales imaxes turístiques retocaes. De primeres, eses vistes paecen fascinantes, son llamatives, ciudaes grandes, llenes d’atracciones, de coses pa descubrir… La verdá de la vida nes megaciudaes (y hasta nes ciudaes pequeñes) ye otra. Y nun ye nada apetitosa. Les torretes de cases son más cárceles que sitios pa vivir. La escala humana ta desapaecía. Y la naturaleza, tamién.

La xente necesita una vivienda, una habitación, un techu. Y pasamos por vivir en coneyeres de cartón y pagar una burrada por elles. Trabayar tola vida apuraos pa tener una vida que nun ye vida. Competir hasta chiflar. Les fotos de Peter Stewart enseñen mui bien el mundu au quieren que vivamos, y la cosa mete mieu. Resistir, aguantar y querer vivir nuna casina de pueblu, nestos tiempos, ye cuasi pa héroes y heroínes. N’Asturies y na China. Los templos del consumu tan llamándonos y los amos del mundu nun nos quieren llibres na aldea, quiérennos presos nel asfaltu.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*