De nubes recies y abellugos inciertos

‘Leaving Room partido’ (2006), de Diango Hernández.
‘Leaving Room partido’ (2006), de Diango Hernández.

HENRIQUE G. FACURIELLA
«Un “tou” partíu en dos ye a sostenese pero nunca ta completu». Esta idea, que ta tres de la obra Leaving Room partido (2006), del cubanu Diango Hernández, puede resumir tamién tola esposición Refugio frente a la tormenta, que se puede ver hasta’l 18 de payares nel MUSAC de Llión. Fiel a la so vocación d’enseñar la dimensión más social del arte, el muséu llionés desenvuelve nesta muestra la temática de la emigración, o, más bien, los efectos que l’abandonu de los raigaños y l’asentamientu nuna sociedá estremada de la propia tienen nes persones qu’emigren, sía por razones polítiques, ecolóxiques o económiques.

Leaving Room partido consiste nuna mesa de comedor, sielles, llámpares, una televisión y una máquina d’escribir, toes elles partíes pel mediu y amarraes per unos cables al techu pa poder sostenese dereches. La obra representa los espacios intersticiales que se creen nel alma de la persona que marcha, qu’acaba por nun ser nunca del too nin d’un sitiu nin del otru. Amás, les úniques tecles de la máquina d’escribir son les que formen la palabra (tamién partida) «TRAIDO ES», una referencia, nesti casu, a l’acusación de los partidarios de la Revolución cubana contra los disidentes, una categoría onde caben tanto los exiliaos como los artistes críticos col réxime, pero que puede estrapolase tamién a otros fenómenos migratorios, nos que la sociedá d’orixe ve a los que marchen a buscar una vida (en principiu) meyor como una traición al orde social o a la mesma «patria».

‘Ahmed’ (2005), de Pierre Gonnord.
‘Ahmed’ (2005), de Pierre Gonnord.

Esta condición d’«otru» forma parte del ser del qu’emigra dende antes incluso de tener la idea de marchar y va facese más evidente nel sitiu –o sitios– de destín, sobre manera si tien una llingua, un orixe étnicu o una relixón distintos de los mayoritarios allá au vaya. Sobre esta condición de ser dalguién ayenu al entornu –y, polo tanto, fácilmente convertible en chivu espiatoriu– reflexonen obres como Justine (2003), onde l’arxentín Sebastián Gordín aprovecha un pasaxe de ficción –el momentu qu’afuerquen a l’amiga del doctor Frankenstein na novela de Mary Shelley, Justine, a la qu’acusen d’ún de los asesinatos que, en verdá, cometiera el monstruu– pa falar de la complicidá d’una sociedá capaz de los fechos más espantibles. El propiu escenariu onde se produz la execución (un diorama que recrea la plaza d’un pueblu centroeuropéu) trai a la memoria tantes imáxenes vistes en películes y documentales sobre los territorios onde punxo la bota’l réxime nazi. Ensin llegar a estos estremos –más corrientes y peligrosamente próximos de lo qu’a ún-y diba prestar imaxinar–, el francés Pierre Gonnord retrata modelos sacaos de les ciudaes grandes, persones desenraigonaes, fráxiles y marxinales –como Ahmed, protagonista de la obra del mesmu nome–, persones a les que l’artista trata frotográficamente col mayor de los respetos y presenta ante’l públicu dotaes d’una dignidá que se-yos niega nel so día a día.

Hai poco dicíame una persona avezada a vivir en munchos sitios qu’ella nun llamaba «casa» a nenguna vivienda en concreto, sinón al sitiu au tuvieren la pareya y la fía, y otra amiga –que lleva años fuera– escribíame hai poco sobre lo muncho qu’echaba en falta a la so xente. Cuido qu’esti sentimientu ye mui común ente los espatriaos, que casa (o país) nun son tanto un territoriu o unes parees, sinón persones (ye inevitable alcordase equí de los versos de Vanessa Gutiérrez «si la patria ye un temblor, / tu yes munches, / munches veces, / patria mía»). Too esto tráxome a la memoria la instalación de Do-Ho Suh –coreanu emigráu a Nueva York– 348 West 22nd St. Apt. A, New York, NY1001 (corridor) (2001), onde recrea, con nailon tresllúcido y varilles, el pasillu del so apartamentu nuevayorquín (ún de tantos sitios au viviera), que se presenta, asina, como una tienda de campaña –pa carretar al llombu– o una vivienda provisional, como les de tantos campamentos de refuxaos espardíos pel mundu. Al traviés de los sos güecos y de les sos parees puede vese la obra Alrededor del sueño 23 (2001), del español Ángel Marcos, que presenta, en trenta fotografíes retroilluminaes, primeros planos d’inmigrantes en Nueva York combinaos con perspectives de los edificios imponentes de Manhattan. La ciudá estaounidense preséntase, asina, como imaxe de tolos destinos a los que marchen les persones migrantes, como esa tierra prometida que, les más de les veces, del primer sitiu d’au desapaez ye de la propia alma.

Refugio frente a la tormenta
Miradas al exilio desde la colección MUSAC

Muséu d’Arte Contemporaneu de Castiella y Llión
Hasta’l 18 de payares

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*