Los retratos d’obreros de José Zamora lleguen al Muséu de Belles Artes

Detalle de la esposición ‘El fotógrafu que nunca existió, José Zamora (1874-1953)’.
Detalle de la esposición ‘El fotógrafu que nunca existió. José Zamora (1874-1953)’.

ALBERTO SUÁREZ
José Zamora Montero yera capataz de mina y, dende 1903, trabayó pa la Real Compañía Asturiana de Minas nel valle d’Arnáu, pegao a la mar y a la playa Salinas. Pero nun foi de capataz de lo que más trabayó. En tola vida profesional d’él fixo cientos de semeyes de la fábrica y de los obreros. Con too y con ello, nunca figuró como fotógrafu, y eso que delles de les semeyes circularon bien d’años: vendiéronse, publicáronse en prensa y fixéronse famoses en postalines. Estos retratos mui poques veces diben firmaos. Zamora nun yera un fotógrafu, nin un artista, yera un empleáu y les semeyes yeren de la empresa.

La esposición El fotógrafu que nunca existió. José Zamora (1874-1953), que ta d’estrena en Museú de Belles Artes d’Asturies, enseña pela primer vez, hasta’l mes d’ochobre, más de mil semeyes d’esti home que, aunque nun yera asturianu, fixo’l mayor fondu documental d’obreros d’Asturies que se conserva. Y consérvase gracies a que l’Archivu Históricu d’Asturiana de Zinc ye, seguramente, ún de los meyores archivos empresariales del mundu y guarda tola documentación d’una empresa que tien cuasi ciento setenta años. Los comisarios d’esta muestra, Juan Carlos De la Madrid y Alfonso García, fixeron un llabor grande d’investigación y reconstrucción del pasáu pa llegar a saber quién yera l’autor de les semeyes de les fiches que la empresa decidió facer a los empleaos depués del añu 1934, y d’otres munches de les factoríes, del travía d’Avilés y del nacimientu de Salinas como balneariu y zona residencial. Gracies a ellos y al Muséu, descúbrese’l fondu Jose Zamora pa la historia de la fotografía asturiana y universal.

La biografía de Zamora

Retratu y biografía de José Zamora.Cuando nació José Zamora, en mes de mayu del 1874, Cartaxena venía de vivir una sublevación cantonal y taba en plenu fervor la fiebre de la minería. José titulóse na Escuela Capataces y pasó los diez primeros años de vida llaboral ente la mina y l’Armada (que dexó porque nun yera lo d’él). Nel 1903 llegó p’Arnáu contratáu pola Real Compañía Asturiana de Minas, empresa de la que nació Asturiana de Zinc. Zamora nun yera un empleáu cualquiera y siempre tuvo bonos puestos, con bones condiciones de trabayu porque la dirección podía enfotáse nél pa coses delicaes. La empresa dio-y una casa grande y bona en Salinas, núcleu pioneru de los baños de fola, onde vio medrar el Real Club Náutico y nacer el tranvía eléctricu que comunicaba la zona cola villa d’Avilés. Nesa primer etapa, la fábrica, la playa y la familia fueron lo primero que retrató.

Yá pal 1948 marchó vivir pa Galicia, depués de retirase, pa cola familia del fíu, Luis. José Zamora morrió en Vigo, en febreru del 1953.

La vida privada en dos cristalinos

Na casa guapa y grande de Salinas, Zamora montó un estudiu de reveláu que puede vese na esposición y que retrató nun par de cristales estereoscópicos. Cristales con semeyes duplicaes que, al ofrecer una imaxe un poquiñín distinta pa cada güeyu, al veles xuntes nun visor especial, dan la ilusión de ver lo retratao con fondura y relieve. Con esta técnica, qu’inventó nel 1840 Sir Charles Wheatstone, retrató’l cartaxeneru dellos momentos de la vida familiar. Esos cristales, que guardó la familia bien d’años, pueden vese agora en cinco visores na esposición del Belles Artes, y son ún de los conteníos más llamativos d’esta antoloxía sobre la obra de Zamora, polo poco conocío del formatu.

Postales famoses

El tarrén qu’había ente’l pueblu d’Arnáu y la ría d’Avilés yera de la Real Compañía Asturiana de Minas. La empresa promovió la colonia branu de Salinas, pa convertilo nun sitiu elegante y con parada de la llinia del tranvía eléctricu d’Avilés. Na financiación y esplotación d’esta vía de tresporte nueva, tamién participaba la compañía. Cola moda de les postales, que llegó pa primeros del sieglu XX, a l’Asturiana paeció-y un encontu la cuenta pa promocionar Salinas, el tranvía y les parceles nueves que diben poner a la venta pa edificar pegaes a la playa. En 1926, José Zamora fixo per cuenta la empresa una serie de venti postales sobre’l percorríu del tranvía, qu’editó la famosa casa de fototipia madrileña Hauser y Menet. Estes postales fixéronse mui famoses y reproduciéronse munches veces al documentar la vida del sieglu pasáu n’Avilés.

El 34

Los años trenta vinieron cargaos de lluches sociales y hasta una revolución obrera n’Asturies. Pa tener fichaos a los obreros (y al restu de personal: empleaos d’oficina, economatu, tresporte, enseñanza, etc.) la Real Compañía, que dirixía d’aquella Juan Sitges, decide enfotase otra vez nel lleal Zamora pa facer retratos qu’identificaren a tolos trabayadores (la mayoría paisanos, munchos guaḥes y mui poques muyeres) con métodos modernos. Necesitaben retratalos pa poder identificalos porque daquella nun se conocía’l carné d’identidá. En dellos escenarios diferentes, en series, ensin unidá nel encuadre y en dellos años distintos, Zamora foi retratando les cares y cuerpos de cintura p’arriba de más de mil persones. Eses semeyes enseñen muches cares tristes y poques contentes. Güeyos que miren a la cámara, los que menos, y miraes perdíes. Rapacinos, mozos, paisanos y vieyos trabayaos. Unos con ropa vieyo y estropiao, otros mudaos. La crónica social y documental d’una dómina na que pa vivir yera obligatorio reventar trabayando hasta la vieyera. Asina se sacaron les semeyes, de tamañu 4×3 centímetros, que se pegaron en milenta fiches de color teya, que se guardaron nel archivu de la compañía. Pa facer esti llabor, Zamora usó una cámara de retratar Vollenda, de la casa Kodak, que la fábrica compró na botica de Piedras.

Los retratos de Zamora nun teníen una intención militante nin trescendente. Yeren pa un ficheru. Pero, vistos agora, axunten la fuercia, el pulsu de les condiciones de vida de la clas obrera asturiana. Y tamién de dalgunos empleaos y mandamases. Les semeyes de Zamora dan muncha información de la indumentaria que vistíen, de la diferencia de clases y de les condiciones de vida dura que pasaron la mayoría. Tamién documenta’l trabayu infantil, tan común daquella. Ente toes faen un mosaicu con una garra que ye difícil d’olvidar y que recupera, enseña y difunde una parte esencial de la memoria del nuestru país nuna esposición imprescindible.

El catálogu d’esta antoloxía, editáu pol Muséu de Belles Artes d’Asturies, Trea y Villa-Miller Consultores, publica munches de les semeyes de la esposición con un estudiu sobre Zamora. La obra vien a complementar otra que s’editó va poco, Fotografía, industria y trabajo. José Zamora Montero (1874-1953), sobre esti fondu documental maraviyosu. De los dos llibros son autores los comisarios de la muestra: Juan Carlos De la Madrid y Alfonso García.

El fotógrafu que nunca existió. José Zamora (1874-1953)
Muséu de Belles Artes d’Asturies
Palaciu de Velarde. Cai Santa Ana, 1. Uviéu
Hasta’l 6 d’ochobre del 2019

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*