Olafur Elliasson vuelve pa la Tate Modern de Londres a xugar cola color, la lluz y l’espaciu

‘Na vida real’, d’Olafur Elliasson, na Tate Modern
‘Na vida real’, d’Olafur Elliasson, na Tate Modern

Olafur Eliasson ta de vuelta na Tate Modern de Londres con una esposición nueva, Na vida real, que puede vese tol branu y hasta’l 5 xineru del 2020. L’artista danés vuelve facer esperimentar al públicu col sentíu la vista. La lluz (y la solombra) na rellación col espaciu: la composición de formes y la descomposición de los colores son les protagonistes de la obra recién d’esti magu, que ye especialista en xugar coles alteraciones de lo que vemos y sentimos.

Dientro d’esta muestra hai obres que nacen de fenómenos naturales reproducíos nuna sala, como l’arcu la vieya. Otres usen los rellumos y les solombres. Otres salen de les investigaciones del autor nel campu de la xeometría complexo, los movimientos y l’interés d’él na teoría del color. Toes menos una ye la primer vez que se van enseñar nel Reinu Uníu.

Dientro de la esposición hai un área dedicada al compromisu fondu que tien Eliasson cola sociedá y el mediu ambiente, onde la xente va poder dase cuenta del puntu de mira que tien l’artista y de lo que puede ayudar la visión d’él pa solucionar los problemes del cambiu climáticu, la xeneración d’enerxía, la migración y l’arquitectura. El danés lleva bien d’años trabayando con arquitectos porque, pa él, la lluz, l’espaciu y les maneres de sentir son materies d’estudiu y esperimentación fundamental.

L’equipu de cocina del Estudiu Olafur Eliasson tamién ta creando un menú gastronómicu especial y un programa d’eventos pa facese na Tate Modern’s Terrace Bar, trabayando cola comida orgánico, vexetariano y de producción llocal, a la manera de lo que sirven nel Estudiu central que tien l’artista en Berlín, u tan trabayando más de cien persones.
Olafur Eliasson ya tuviera na Tate Morden Londres nel 2003, nel grandísimu patiu turbines, con una instalación que se llamó Proyectu del clima y que tenía como protagonista un solón brillante qu’imitaba la salida y la puesta d’un sol que rellumaba nun techu cubiertu d’espeyos. Aquella instalación, que resultó impresionante, tuvo munchísimu éxitu y fueron vela más de dos millones de persones. Va poco, nel añu 2018, tamién tuvo delles instalaciones puestes per espacios públicos de Londres. Nesta ocasión, la propuesta del artista yera que la xente se diera cuenta del calentamientu del planeta y de cómo se ta diliendo’l agua de los polos. Nes instalaciones, dellos bloconos grandísimos de xelu de Groenlandia fueron desfaciéndose hasta desapaecer.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*