Yá queda poco pa la salida del primer discu de L-R

L-R, Leticia González y Rubén Bada.
L-R, Leticia González y Rubén Bada.

El duu L-R ta acabando cola producción del primer discu. Leticia González (pandereta y pandeiru) y Rubén Bada (guitarra eléctrica) tienen grabaos una docena cantares nos que reformulen pieces de la tradición asturiana. Nesti trabayu nun van faltar el son d’arriba, la xota, la muñeira, los agarraos, los valses o la danza.

Leticia González lleva tiempu reivindicando’l papel de la panderetera como música, con toles lletres, ensin tenese a menos. A ella, que conoz y domina la nuestra tradición, gústa-y tocar y cantar a la manera tradicional –y ye una de les grandes pandereteres asturianes faciéndolo– pero tamién-y presta tocar otros tipos de música como’l rock o el blues o lo que-y pete. Como ye de les que predica col exemplu, yá tien tocao con Pablo Und Destruktion o con Lorena Álvarez. Ella tien claro que la pandereta ye un instrumentu de percusión que pue acoplase a cualquier ritmu. El planteamientu de González y el trabayu con L-R va valir p’ampliar la consideración de les tocadores y les posibilidaes futures de panderetes y pandeiros como protagonistes d’otres sonoridaes. Porque nel escenariu, L-R, Leticia y Rubén, percusión y guitarra van al cincuenta por cientu y, penriba d’eso, ella pon la voz –tremenda–.

Bada tampoco queda p’atrás nesti casoriu. Ye un músicu fundamental, y de los de categoría, del folk y del rock, nel país, con una carrera a les espaldes d’agárrate a nivel nacional y internacional. Cola guitarra, el violín, el bouzouqui… nun se-y pon ná per delantre. Amás, tamién fai instrumentos. Tocó en Xéliba, Corquiéu, N’Arba, Dixebra, andechó pa la Banda Gaites Llacín, pa Mari Luz Cristóbal Caunedo, los Tejedor o DRD. Forma parte los grupos Aú?, Alce y Navaya, Alfredo González, Midnight Special y trabaya habitualmente cola Banda Gaitas el Trasno de Cuaña.

Estos dos musicazos xuntos en L-R van dar nel discu lo que consideren la reformulación d’ellos de la nuestra tradición, y tán viviéndolo como una evolución natural, porque ye lo que-yos pidía’l cuerpu depués de tantos años de carrera. Como tamos nun mundu que necesita etiquetalo too, decidieron llamar la música d’ellos post-folk, porque representen la música que naz depués de que nos ochenta s’empezara col procesu de recuperación de la música tradicional y los grandes del folk –Trasgu, Beleño, Llan de Cubel…– lo adaptaren a les sonoridaes atlántiques tan de moda nel momentu. Musica Folk, Celta, New o Post, lo qu’importa ye poner l’arte del que lo toca en melodíes qu’heredamos de los antepasaos y que les facemos nuestres, d’agora, de munches maneres diferentes.

La producción d’esti discu –cuenten L-R que la xente va sorpendese bastante con ella– ye de Bada. Y el diseñu gráficu de tolos formatos (cedé y vinilu) fírmalu González, una gran ilustradora, que tamién va facer les pieces audiovisuales de promoción de los cantares del discu. Ellos buscaron la financiación pa editar esti trabayu gracies a les compres anticipaes de los siguidores, lo que se conoz como micromecenazgos, de tal manera que tol procesu de cabu a rabu ta fechu pol dúu.

Que la pandereta mande nes reellaboraciones de la música folk asturiana ye una gran noticia, porque ye poner un instrumentu de percusión asturianu nel sitiu onde siempre tuvo que tar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*