La casa colorada

La Casa Colorada, de los arquitectos Davit y Mary Jilavyan.
La Casa Colorada, de los arquitectos Davit y Mary Jilavyan.

Los amos de la casa colorada llamaron a los arquitectos rusos Davit y Mary Jilavyan porque queríen llevantar una casa que tuviera bien de lluz, un teyáu pindiu y cenciellina de forma. Tamién queríen que la casina de forma típica tuviera un amestu de traza más moderna con estructura de metal y los vanos ciarraos namás con vidru. Y que se pudiera ver bien el llagu al que da la finca onde queríen facela. Y asina nació la casa colorada, colorada como’l carmín, pa que se diferenciara bien del monte pel que ta metida. Respetar el monte, y dexalu como taba primero de facer la casa yera perimportante pa los amos, asina que tuvieron que come-y un cachu a la casa, en forma de picu, pa respetar un árbol.

La parte amestada a la casina, que ta na planta de baxo, ye toa una galería y les ventanes van del suelu al techu y abren pa la terraza y pa la pasera que va pal embarcaderín. Nesta planta tán la cocina, la sala y el comedor. Los cuartos tán en primer pisu, na parte que ye aguardillada, y tienen ventanales nel sen del teyáu pa contemplar bien les vistes. Amás, los ventanales, al abrise, tamién se convierten en balconinos con un corredorín pequeñu y too.

Los arquitectos Jilavyan yá contaben con que’l tiempu de la zona diba ser nubláu y con niebla munchos díes del añu, asina que por eso-y punxeron a la casa un sistema de lluces per fuera, coloraes tamién, pa convertir la vista de la casa nuna instalación artística. Y la verdá ye que lo consiguieron.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*