El grial: un mitu eternu y cambiante

‘L’afayu del Grial’, d'Edward Burne-Jones.
‘L’afayu del Grial’, d'Edward Burne-Jones.

Esta primavera, al acabar la serie Game of Thrones (Xuegu de Tronos), nun fueron pocos los artículos onde s’echaba mano del estudiosu de la mitoloxía Joseph Campbell (Nueva York, 1904 – Honolulu, 1987) y la so obra The Hero with a Thousand Faces (L’héroe de les mil cares) pa esplicar el desarrollu de los personaxes de la serie de televisión y comparar les peripecies d’ellos col mitu del «viaxe del héroe» que l’autor estaounidense trata por menudo na obra citada. Según Cambell, les mitoloxíes de toles cultures inclúin la figura d’un héroe que pasa per tres fases nel so desarrollu personal –separación, iniciación y retornu–, tres fases que munchos críticos actuales consideren imprescindibles en cualquier película o ficción épica.

Al poco tiempu d’acabar la serie basada nes noveles de George R. R. Martin, llegó tamién a les repises de les llibreríes la traducción al castellanu d’una obra inédita de Campbell: La historia del Grial, de la mano de la editorial Atalanta. Con too, Campbell nunca concibió esti llibru como una obra unitaria, sinón que foi’l catedráticu d’Estudios Mitolóxicos del Pacifica Graduate Institute de California, Evans Lansing Smith, el qu’axuntó nun volume tolos escritos y conferencies de Campbell alredor de los ambientes y personaxes del mundu artúricu medieval, empezando pelos antecedentes del mitu nel imaxinariu neolíticu, celta, romanu y xermánicu, pasando peles lleendes de los santos irlandeses hasta llegar al Parzival de Wolfram von Eschenbach y los rellatos artúricos de finales de la Edá Media.

El conocimientu, amplísimu, de Campbell, llévalu a atopar paralelismos entre’l mitu del grial y dellos elementos asemeyaos de cultures tan llonxanes como les de los pueblos orixinarios d’América del Norte, los Upaniṣad de la India o rellatos xaponeses y hasta sudafricanos. Esta bayura de conexones esplícase tamién pola multiplicidá de formes que’l propiu oxetu del grial va garrando según la mitoloxía o la época pa la que se mire: dende un pote a la figura más popular de la copa pasando pela piedra o’l platu de delles narraciones medievales. Asina, l’estudiosu americanu menciona delles veces el calderu que nunca escosaba del dios irlandés del mar, Manannan, o’l cáliz de les series cistercienses de cuentos sobre’l grial, onde s’asocia cola Eucaristía.

La última parte del llibru ta dedicada a temes mui lligaos al mitu del grial, sobre manera’l del rei baldáu y la tierra ermo. Nesti tipu de rellatos, el rei lleva un güelpe que lu dexa inútil o impotente y, a partir d’entós, empieza una dómina escura pal reinu, onde la tierra nun da frutu y la guerra y la gafura lleven per delantre a homes y animales. Campbell asocia estos temes colos dioses de la fertilidá de les mitoloxíes antigües y la busca del grial –que se presenta como’l remediu a toa esa llaceria–, colos cultos mistéricos.

historia-grialLa historia del grial
Joseph Campbell
Atalanta
352 páxines

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*