‘Sacra’: contemplar la trescendencia

‘Sacra’, de la compañía Otradanza. Fotografía: Germán Antón (Otradanza).
‘Sacra’, de la compañía Otradanza. Fotografía: Germán Antón (Otradanza).

HENRIQUE G. FACURIELLA
Alendar, abrir los güeyos, sentir l’arume de la tierra, el barru llento ente los deos, untando el cuerpu ensin vistir tovía. Mirar al cielu a la busca d’un sentíu, les estrelles son señales d’un otru que mira. La tierra ye la madre y l’aniciu, morada de la carne que s’alza al son del tamboriar del mundu. La danza empieza.

Asistir el llunes 5 d’agostu al espectáculu Sacra, de la compañía Otradanza, foi una conexón colos raigaños más fondos de la esperiencia humana, col despertar a la vida y la conciencia de la muerte, tamién cola busca d’un sentíu a la existencia, una esperanza de resurrección. Too ello al traviés d’una esperiencia sensorial y estética potente, col cuerpu de los baillarinos como vehículu principal, nuna economía de medios onde la música y les lluces completaben la tríada destinada a facer sentir la trescendencia, el ser otru, el númen.

‘Sacra’, de la compañía Otradanza. Fotografía: Germán Antón (Otradanza).
‘Sacra’, de la compañía Otradanza. Fotografía: Germán Antón (Otradanza).

Lo sagrao como esperiencia fundante del ser humanu ye lo que traviesa tola obra, articulada al traviés de coreografíes que van mostrando la evolución vital y cultural del ser humanu dende’l descubrimientu de la propia existencia como ser individual destináu a la muerte y pasando per delles tradiciones relixoses articulaes al traviés de los cantos que-yos son propios. Nesti sen, hai que destacar los Kyries d’ún de los primeros númberos, onde la voz d’un coru masculín d’aire monásticu mecíase cola voz sola d’un cantador flamencu pa conectar cada freba del cuerpu, cada neurona, col mysterium tremendum del que falaba Huxley.

Los movimientos de los seis intérpretes –cuatro muyeres y dos mozos– yeren d’una fluidez ablucante, una metáfora perfecta de la continuidá ensin torgues del ríu de la vida. Yera imposible nun acompasar l’aliendu propiu al ritmu que marcaben lo sos miembros, cuándo reposaos, cuándo enérxicos.

Un aciertu total esti cantu a la trescendencia, a la tradición y, sobre too, a esa rellación tan íntima del ser humanu con dalgo –dalguién– que nun ye él mesmu y que s’espresa nel cantu, nel arte y nel silenciu extáticu.

Sacra
Otradanza
Teatru Campoamor, Uviéu
5 d’agostu del 2019

Dirección y coreografía: Asun Noales
Asistente: Dolma Jover
Intérpretes: Diana Huertas, Carmela García, Rosana Freda, Asun Noales, Alexander Espinoza y Sebastián Rowinsky
Diseñu d’iluminación: Juanjo Llorens
Vestuariu: Carlos Milla y Emilio Morales
Dirección técnica: Richard Cano

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*